The words you are searching are inside this book. To get more targeted content, please make full-text search by clicking here.

La Biblia habla de hombres y mujeres que fueron marcados por Dios y sus vidas no fueron las mismas. En nuestro diario caminar con Dios también recibiremos marcas. Esas marcas nos recuerdan quién es y para que nos llamó. Son cicatrices porque regularmente esas marcas producen dolor, pero luego vemos la recompensa de parte de Dios.

Discover the best professional documents and content resources in AnyFlip Document Base.
Search
Published by Misael Amancio, 2018-04-24 23:15:02

Cicatriz Una Vida Marcada Por Dios

La Biblia habla de hombres y mujeres que fueron marcados por Dios y sus vidas no fueron las mismas. En nuestro diario caminar con Dios también recibiremos marcas. Esas marcas nos recuerdan quién es y para que nos llamó. Son cicatrices porque regularmente esas marcas producen dolor, pero luego vemos la recompensa de parte de Dios.

Keywords: Cicatriz

MISAEL AMANCIO

cada vez que comparto con personas conocidas por él escucho
esta frase: ¡es parecido a su padre!

Yo ignoraba esta realidad hasta que un día pude
comprobarlo por mi propia cuenta, que imito su forma de ser,
sus palabras, sus gestos, y a veces hablo con esa paciencia que
desespera. De igual forma, Jesús es el reflejo de su Padre y quería
compartir tiempo de calidad con Él. Los cristianos estamos
llamados a parecernos más a Cristo, imitar su carácter, su fe, su
amor y pasión. Pero esto requiere de mucho esfuerzo y sacrificio.

Jesús nos dijo: «Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended
de mi, que soy manso y humilde de corazón; y hallareis
descanso para vuestras almas».
Mateo 11:29

Parecerse a Jesús es negarnos a nosotros mismos, es ser
humildes, mansos, no estar siempre a la defensiva, sino ver desde
el punto de vista de Dios cada caso y tomar de esa manera las
decisiones que consideramos que Jesús tomaría.

Si quieres parecerte a Jesús tienes que imitar sus
obras: dejar de pelear por cosas vanas, dejar de criticar a los
pecadores y en su lugar busquémoslos para restaurarlos;
ayudando al necesitado y no solo al que queremos; amemos a
nuestros enemigos y no solo a nuestros amigos; comportémonos
rectamente en todo lugar y no solo donde creemos que lo
debemos hacer; oremos siempre, busquemos a Dios, hagamos su
voluntad y no la nuestra y entonces comenzaremos a parecernos
más Jesús.

Hay una frase muy conocida que dice: «dime con
quien anda y te diré quién eres». Este principio se aplicó a mi
vida, al pasar tantos años compartiendo con mi padre, adopté

50

C I C AT R I Z

naturalmente su forma de ser, de pensar y de actuar. Igual
los discípulos, luego de haber compartido tres años junto al
Maestro, su manera de actuar cambió, hasta el punto que uno de
ellos por temor a perder su vida tuvo que negar a Jesús, porque
hablaba como Jesús, se vestía como Jesús y actuaba como Jesús.
Si quieres parecerte a Jesús, también tienes que hacer lo que Jesús
hacía: pasar tiempo a solas con su Padre, compartir con la gente,
enseñar su palabra y entregarlo todo sin esperar nada a cambio.

«Pero sabemos que cuando él venga, seremos como él,
porque lo veremos como él realmente es».
1 Juan 3:2

Llegar a ser como Cristo es un proceso de crecimiento
largo y lento. La madurez espiritual no es instantánea ni
automática; es un desarrollo gradual y progresivo que llevará el
resto de tu vida. Nuestra transformación espiritual en cuanto al
desarrollo de carácter de Jesús se completará cuando lleguemos
al cielo o cuando Jesús vuelva.
Cuando al fin podamos ver a Jesús perfectamente,
llegaremos a ser exactamente como él. Jesús quiere hacernos
como él mismo antes de llevarnos al cielo. Este es nuestro
privilegio principal, nuestra responsabilidad inmediata y nuestro
destino final.
Que las personas digan de nosotros la misma frase que
decían de mí: ¡se parece a Jesús!

51



C I C AT R I Z

Cicatriz en medio
del desierto

¿Qué es un desierto?

La palabra desierto proviene del latín desertus, que quiere decir
un lugar despoblado e inhabilitado. Un desierto es un terreno
arenoso o pedregoso que carece de vegetación debido a la escasez
de precipitaciones. En este caso, un desierto es un ecosistema o
un bioma que recibe menos de 250 milímetros de precipitaciones
al año. Es una zona donde prevalecen condiciones climáticas
extremas, allí hay animales y bichos venenosos y donde existen
incontables peligros. Las duras condiciones ambientales hacen
que los desiertos cuenten con poca población estable.

¿Qué es un desierto espiritual?

Así como hay un desierto en el sentido físico, así también hay un
desierto espiritual y éste puede encontrarse aún en el más florido
jardín. Nadie se escapa de pasar por un desierto espiritual a lo

53

MISAEL AMANCIO

largo de su vida, no importa cuánto tiempo lleves en el evangelio,
si eres nuevo o tienes muchos años en el Señor, como si eres
el hermanito que se sienta en la última silla, o eres pastor,
misionero o líder de la iglesia.
La falta de dinero, de amor, las múltiples derrotas y
fracasos. Oramos, ayunamos, leemos la palabra, pero por alguna
razón, no sentimos el respaldo espiritual de Dios, y por supuesto,
el quiere que le sigamos pero no por sentimientos.

Características del desierto espiritual:

• Sofocante.
• Cansa.
• Parece interminable.
• Doloroso.
• Peligroso.

El ser humano se ve moralmente desnudo en el desierto,
carecemos de necesidades tales como hambre, sed y protección
de Dios, sin embargo, en el plan de Dios: el desierto es prueba,
no para hacer caer al hombre sino para disciplinar, corregir,
madurar y poner a prueba tu corazón.

«Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído
Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para
afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu
corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos».
Deuteronomio 8:2

Cuando somos probados nos damos cuenta que es lo

54

C I C AT R I Z

que realmente había en nuestro corazón, en nuestra actitud
hacia Dios. A través de los desiertos o dificultades podemos ver
si realmente amamos a Dios, o es un simple sentimiento. Una
persona no puede demostrar obediencia verdadera si no tiene la
oportunidad de ser desobediente. Dios guió al pueblo de Israel
hacia el desierto para afligirlos y probarlos, quería ver como
reaccionaban y si estaban dispuestos a obedecerles. Podríamos
decir que Dios no lo sabe todo, porque tiene que hacernos pasar
por momentos difíciles para ver nuestra reacción o actitud hacia
Él. No es así, Dios permite los desiertos para que nosotros nos
demos cuenta de nuestra realidad espiritual, las pruebas son
para que nosotros veamos cual es nuestra condición espiritual,
si realmente lo que profesamos o decimos va de acuerdo con la
práctica. A Dios no solo le agrada que le digas que le amas, y
que estás dispuesto a dar tu vida por Él, también le agrada que
esas palabras estén acompañadas de hechos que demuestren tu
fidelidad.

¿Por qué los desiertos?

Cuando Dios nos guía al desierto, lo hace con el
propósito de enseñarnos a seguirle sin depender del sentimiento
de su presencia, a no ser emocionales, sino a tener convicciones,
carácter y estar fundamentado en la palabra de Dios. Quiero
que entiendas que la presencia de Dios en tu vida es más que un
sentimiento y/o emoción, es una decisión.

¿Para qué los desiertos?

El desierto llega a ser el lugar donde se experimenta la
providencia maravillosa de Dios.
Dios manifiesta su poder y su amor en un continuo

55

MISAEL AMANCIO

clima de milagros y en contacto permanente con su pueblo. Es
Él quien obliga al faraón a dejar que Israel salga hacia el desierto,
es Él quien establece el itinerario; quien precede al pueblo en
el viaje, señalando el camino con una columna de fuego; envía
su ángel para precederlo en el viaje; y así durante cuarenta años
se asiste a una serie continua de hechos prodigiosos (Éxodo).
Definitivamente, el desierto es el lugar de encuentro con Dios,
lugar de la revelación de Dios.
El desierto es un lugar para oír a Dios:

«Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré
al desierto, y hablaré a su corazón».
Oseas 2:14

En ocasiones a Dios le interesa que atravieses momentos
de desiertos espirituales. El versículo afirma que Él nos atrae, nos
hace ir en pos de su presencia para posteriormente llevarnos al
desierto. El Señor permite en los desiertos espirituales, momentos
que desafían nuestra fe para que nos demos cuenta que la única
fuente de nuestra provisión es Él. Es en esos momentos cuando
nadie entiende o comprende por lo que estamos pasando cuando
debemos cavar profundo y profundizar nuestra comunión con
Dios. Cuando estás pasando por momento de desierto, aprendes
a escuchar la voz de Dios, y entiendes que no solo de pan vivirá
el hombre o la mujer de Dios, sino toda palabra que sale de la
boca de Dios. En el desierto se despierta un apetito y búsqueda
de Dios, pues logras tener experiencia inigualable con Dios, y
aumenta tu fe. Si hoy estás atravesando uno de esos desiertos
espirituales, no reniegues, no confíes en tus fuerzas, guarda
silencio ante Dios y escúchalo. El tiene mucho que decir a tu
vida.

56

C I C AT R I Z

La marca de Cristo en tu desierto

Cada desierto que superes seguirá formando el carácter
de Jesús en ti, con el fin de que te parezca más a Él. Es una huella,
una marca (una cicatriz) que Dios colocará en tu vida y los
demás notarán la diferencia, aunque quizás tú no te des cuenta,
pero créeme no serás el mismo.
El desierto produce en nosotros que el amor y el poder
de Dios sea tan visible que cualquier incrédulo crea que hay un
Dios. Presta mucha atención, tú eres un instrumento para que la
gloria de Dios se manifieste en tu alrededor, pero no es para que
te lleves el crédito, si no para que otros puedan ver y creer en
Dios.
Si Jesús atravesó el desierto, fue probado, tentado y
venció. Hoy por medio de Cristo tu puedes atravesar el desierto
y llegar a la tierra prometida que Dios tiene preparada para ti, no
te rindas.

Cada gran hombre y mujer de Dios
pasó por una experiencia de desierto.

Jesús incluido. No te detengas
Marcos Witt (Cantante)

57

MISAEL AMANCIO

Aprende a resistir, a sobrevivir, a ser fuerte, valiente y
poner tu mirada en Jesús. Ya Dios ha puesto en tus manos todas
las herramientas que necesitas para vencer. No te desanimes,
sigue adelante, pues hay una cicatriz que Dios está formando en
ti, y esto demostrará una vez más el poder de Dios.

«Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí.
Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios mío, no te tardes».

Salmos 40:17

58

C I C AT R I Z

El reino de Dios
(Modus operandi)

Ya tengo más de 16 años en el evangelio, pertenezco a una familia
pastoral, pudiera decir que nací en el evangelio, pero en realidad
el evangelio nació en mí a la edad de los 14 años, desde ese día
hasta la fecha, ha sido un privilegio servir en la obra de Dios.
No me arrepiento de haber entregado mi niñez y mi juventud
a Cristo. Durante todo estos años he peleado mil batallas, he
sufrido, he llorado, pero también he tenido buenos momentos,
llenos de alegrías y felicidad. He aprendido a pedir perdón y a
perdonar. Pero entiendo que no es mía la capacidad, sino que
el amor y la gracia de Dios me han sostenido. Sé que aun me
queda mucho por hacer, mucho por aprender, que apenas estoy
calentando los motores, pero hasta ahora puedo decir como
decía un evangelista muy conocido: «vale la pena gastarse para
Dios».
A través de estos años como aprendiz he observado las
múltiples maneras y formas de Dios para trabajar con sus hijos,
es como el modus operandi para los cristianos que servimos en

59

MISAEL AMANCIO

el reino de Dios. Pero hay tres maneras muy comunes, las cuales
atravesamos una y otra vez:

1Perder para ganar
Hay una frase muy conocida que dice: «Para ganar
a veces tienes que perder y para amar te tiene que doler». No
siempre se gana en la vida, también se pierde. Y hay que entender
que si gano celebro, pero si pierdo, aprendo.

La biblia dice:

«Observé algo más bajo el sol. El corredor más veloz
no siempre gana la carrera y el guerrero más fuerte no
siempre gana la batalla. Los sabios a veces pasan hambre,
los habilidosos no necesariamente son ricos, y los bien

instruidos no siempre tienen éxito en la vida. Todo
depende de la suerte, de estar en el lugar correcto en el

momento oportuno».
Eclesiastés 9:11 NTV

¿Alguna vez has jugado dominó? Cuando yo era
muchacho, jugar dominó era uno de mis pasatiempos. Hace
algún tiempo, mientras visitaba a una familia, vi a un joven
muchacho y a su abuelo jugando. Al pensar en los días de mi
niñez me vino a la mente un torrente de recuerdos.

Lo extraño del juego de dominó es que se gana
perdiendo. Para ganar, tienes que perder tus fichas. El que
primero se deshace de sus fichas gana el juego. Tienes que dar
para obtener, perder para ganar, ser reducido a nada para llegar
a la cima.

60

C I C AT R I Z

No es como el béisbol, el tenis u otros juegos, en los que
el mayor número de carreras, puntos o anotaciones determina al
ganador. ¡No! En el dominó, el que triunfa es el que primero llega
a la nada.
La regla del hombre natural es: «consigue todo lo que
puedas.» La regla del hombre espiritual debería ser: «da todo lo
que puedas.» En la esfera espiritual, sólo conservaremos para
siempre aquello que damos.
En la vida cristiana muchas veces las victorias más
significativas y más importantes vienen disfrazadas en un
atuendo de derrota, debemos reducirnos a nada antes de llegar a
ser algo. La semilla que se guarda en el granero se enmohece y se
deteriora, pero si se «bota» en el suelo aumenta 30, 60 y 100 por
uno. «… si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda
solo. . .» (Juan 12,24). Recuerda, Jesús lo dio todo. Él es nuestro
ejemplo.

2Ser humillado para luego ser exaltado

A través de la historia se ha visto las grandes
devastaciones que ha provocado el orgullo y la altivez, vemos
que tuvo su comienzo en el cielo con un querubín, Luzbel que
se sublevó contra el Dios todo poderoso, por el cual fue echado
de su lugar (Ezequiel 28:13-16). También vemos un ejemplo en
el rey Belsasar (Daniel 5:22) solamente por el orgullo grandes
naciones se han prendido en guerras innecesarias, familias se
han destruido y sobre todo el ser humano se ha negado aceptar
al Salvador del mundo.
El soberbio cree que todo lo puede hacer solo, confía
en su propia astucia, no reconoce sus errores, no busca hacer la

61

MISAEL AMANCIO

voluntad de Dios, si no su propia voluntad, le gusta ser aplaudido
y reconocido por las personas, y solo piensa en sí mismo. El
orgulloso termina solo y en destrucción.
Todos los seres humanos tenemos algo de orgullo en
nosotros, muchas veces no podemos percibirlo pero Dios si nos
conoce, y permite que atravesemos dura circunstancias para
pisotear nuestro ego y nuestra arrogancia. A veces queremos
que se logren las cosas a nuestra manera, pero Dios hace que
se hagan a su manera para que le demos el crédito a Él, y no a
nuestros esfuerzos.

Dios exalta a los humildes,
llena de su gracia, favor y plenitud

a los que son dependiente
de su amor y poder.

«Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para
que él os exalte cuando fuere tiempo».
1 Pedro 5:6

3Morir para vivir
«Pero los afanes de este siglo, y el engaño de las riquezas,
y las codicias de otras cosas, entran y ahogan la palabra, y
se hace infructuosa»
Marcos 4.19

62

C I C AT R I Z

Para vivir la «vida espiritual», tenemos que estar
dispuestos a morir a la «vida material».
Una de las razones principales que impide que la gente
esté arraigada en la Palabra de Dios, es que están fuertemente
aferrados a este mundo. Quieren una vida cerca de Dios, pero no
están dispuestos a dejar de lado las cosas de este mundo.
Hay una vida tan superior a cualquier cosa que ofrezca
el mundo que no hay comparación, pero tenemos que morir a la
carne y a todas sus exigencias para experimentarla. Tenemos que
morir a nuestras propias maneras de hacer y de ser—las maneras
carnales de hacer y de ser–, las maneras carnales de manejar
situaciones. Tenemos que morir también a nuestros propios
pensamientos y a nuestra forma de hablar tan superficial, egoísta,
y conflictiva. Tenemos que aprender a vivir más allá de nuestros
sentimientos.
El «balance final» es que Dios persigue la carne sin
descansar, y está decidido a liberarnos de su control. Tenemos
que morir para vivir, pero es algo positivo.

«Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá, y
todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará».

Mateo 16:25

Recuerda sin proceso no hay progreso, sin dolor no
hay ganador, sin batalla no hay victoria y sin prueba no hay
bendición. Este es el modus operandi en el reino de Dios.

63



C I C AT R I Z

Cicatriz en medio
de la depresión

La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo,
la carga mundial de éste y de otros trastornos mentales está en
aumento. La depresión es distinta de las variaciones habituales
del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a los
problemas de la vida cotidiana. Puede convertirse en un problema
de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e
intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y
alterar las actividades laborales, escolares y familiares. En el peor
de los casos puede llevar al suicidio.
Aquí están algunos datos y cifras según la organización
mundial de la salud:

• La depresión se calcula que afecta a 350 millones de personas

en el mundo.

• Es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye

de forma muy importante a la carga mundial general de
morbilidad.

• Esta condición afecta más a la mujer que al hombre.

65

MISAEL AMANCIO

• Se estima que para el 2020 la depresión llegará a ser la

segunda enfermedad más común en el mundo (después de
las enfermedades del corazón).

• En el peor de los casos, puede llevar al suicidio.
• Hay tratamientos eficaces para la depresión.

¿Qué es la depresión?

La depresión (del latín depressio, que significa opresión,
encogimiento o abatimiento) es el diagnóstico psiquiátrico
que describe un trastorno del estado de ánimo, transitorio o
permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento,
infelicidad y culpabilidad, además de provocar una incapacidad
total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos
de la vida cotidiana (anhedonia). Los trastornos depresivos
pueden estar, en mayor o menor grado, acompañados de
ansiedad.
El término médico hace referencia a un síndrome o
conjunto de síntomas que afectan principalmente a la esfera
afectiva: como es la tristeza constante, decaimiento, irritabilidad,
sensación de malestar, impotencia, frustración a la vida y puede
disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vital
habitual, independientemente de que su causa sea conocida o
desconocida.
Aarón T. Beck, un siquiatra que se formó en la
Universidad de Yale en New Haven, Connecticut; dice que la
mayoría de la gente que está deprimida piensa:

1. En forma pobre de sí misma: «no sirvo para nada».
2. Del mundo: «todo está en contra de mi».
3. Del futuro: «la situación nunca mejorará».

Beck llamó a esta actitud: «Mentalidad de Catástrofe».

66

C I C AT R I Z

¿Qué dice la biblia acerca de la depresión?

Desde que entró el pecado al mundo, el hombre caído
exhibe tres mecanismos (Génesis 3):

1. Uno de vergüenza.
2. Otro de miedo.
3. Otro de culpa.

¿Quienes sufrieron de depresión en la biblia?

Al igual que nosotros, la biblia presenta muchos
ejemplos de personas que fueron grandes líderes e instrumentos
en las manos de Dios para bendecir vidas pero que también
pasaron momentos difíciles, pues eran seres humanos, hombres
de carne y hueso con defectos y virtudes.

1Moisés (Números 11:10-17), fue el instrumento de Dios
para libertar al pueblo de Israel. El líder que se quería morir.
Este gran hombre de fe, un verdadero modelo de quien se dice
que «se sostuvo como viendo al invisible» (Hebreos 11:27).
Moisés se sentía cansado de:
1. La desobediencia del pueblo
2. Las quejas constante del pueblo
3. Estaba abrumado por el peso de la responsabilidad
4. Se sentía muy solo
5. Estaba agotado
6. Su espíritu desfallecía

67

MISAEL AMANCIO

«Y dijo Moisés a Jehová: ¿Por qué has hecho mal a tu
siervo? ¿y por qué no he hallado gracia en tus ojos, que
has puesto la carga de todo este pueblo sobre mi No puedo
soportar a todo este pueblo, que me es pesado en demasía.

y si así lo haces tú conmigo, yo te ruego que me des
muerte, si he hallado gracia en tus ojos; y que yo no vea
mi mal. Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta
varones de los ancianos de Israel, … y tráelo a la puerta
del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo. Y yo
descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que
está en ti, y pondré en ellos; y llevaran contigo la carga del

pueblo y no las llevaras tú solo».
Números 11:11,14-17

2Ana (1 Samuel 1:1-28), madre de Samuel, uno de los
jueces, líder y profeta más grande en el pueblo de Israel.

Los problemas y la condición de Ana:

«Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola,
porque Jehová no le había concedido tener hijos…por

lo cual Ana lloraba, y no comía…yo soy una mujer
atribulada de espíritu. No tengas a tu sierva por una
mujer impía, porque por la magnitud de mis congojas y de

mi aflicción he hablado hasta ahora»
1 Samuel 1: 6,7, 15-16

¿Cómo salió Ana de su condición?

«Ella con amargura del alma oró a Jehová, y lloró
abundantemente. Elí respondió y dijo: Ve en paz, y el
Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho. Y

68

C I C AT R I Z

ella dijo: Halle tu sierva gracia delante de tus ojos. Y se fue
la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste».

1 Samuel 1:10, 17-18

3Elías (1 Reyes 19: 2-8), era un profeta de Dios, el cual
ascendió al cielo sin ver muerte. ¿Cuál era el problema de
Elías y qué deseaba?

«Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo:
Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a
estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno
de ellos. Viendo, pues el peligro, se levantó y se fue para

salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá y
dejó allí a su criado. Y él se fue por el desierto un día de
camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando
la morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida,

pues no soy yo mejor que mis padres».
1 Reyes 19: 2-4

¿Cuáles fueron las primeras acciones de Dios con Elías?

«Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he
aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come.
Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida
sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió,
y volvió a dormirse. y volviendo el ángel de Jehová la
segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque
largo camino te resta. Se levantó, pues, y comió bebió; y
fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y

cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios».
1 Reyes 19: 5-8

69

MISAEL AMANCIO

Después, Dios hace reflexionar a Elías y lo pone a
trabajar

«Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a
él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí Elías? y
le dijo Jehová: Ve, vuélvete por tu camino, y por el desierto de

Damasco; y llegarás, y ungirás a Hazael por rey de Siria»
1 Reyes 19: 9,15

En el trato con Elías, Dios muestra cómo se trata a un hijo de
Dios en la depresión:

1. Dios hace por él las cosas tan elementales como alimentarlo

y darle de beber, porque la depresión lo hizo dejar eso.

2. -Después, sin reprenderlo repite el tratamiento, porque Elías

todavía no estaba bien.

3. Por último, le dio una tarea importante, le renovó su llamado

y le declaró su confianza.

Luchando con mi depresión

Recuerdo la noche del 24 de agosto del año 2015
encerrado en mi habitación con un piano, una tableta (Ipad) y
la biblia. Estaba componiendo una canción, en esos momentos
atravesaba uno de los procesos más difícil en mi vida, estaba
lleno de temor, dolor y soledad. Aunque era cristiano y tenía
temor de Dios, me sentía sin propósito, sin sueños y sin ganas
de vivir. Les confieso que me quería morir; a veces lloraba, otras
veces gritaba del dolor, estaba confundido. Soy una persona muy
alegre, simpática, optimista y que anima a otros; pero durante
ese tiempo no tenía nada de alegría ni sonrisas. Todo era tristeza,
pena y soledad.

70

C I C AT R I Z

Los días pasaban, cada vez más el dolor, el temor y el
desanimo se hacían más fuerte, estuve varias noches sin dormir y
sin comer pues toda la comida me parecía amarga, no sabía que
estaba atravesando un momento de depresión. Recuerdo que mis
padres estaban pendiente de mi, y oraban junto conmigo pero
todo era en vano, mis amigos me aconsejaban, me decían pídele
a Dios que te de las fuerzas para pelear con el enemigo y salir
de esta situación; pero nada de esto resultaba, a veces entraba
al borde de la locura comenzaba a hablar cosas sin sentido,
otras veces pensaba en quitarme la vida, irme de la casa, dejar el
trabajo, la universidad y descarriarme. Recuerdo una noche que
me tocaba predicar en la iglesia y cuando iba a salir de la casa
se me entró un miedo y mi mente se confundió, solo lloraba y
decía: «oh Dios mio, ten misericordia y quitarme este miedo, este
dolor y aclara mi mente».
A través del tiempo poco a poco iba superando mis
miedos, y poco a poco me daba cuenta de la situación que
atravesaba, mas tarde pude comprender que lo que me pasaba
era un momento de depresión. Pues todo eso estaba en mi mente,
era una imaginación producto de mis pensamientos negativos.
Tenga mucho cuidado con lo que entre a su mente, ya que el ser
humano es lo que piensa. Puede estar seguro que todo lo que
estés atravesando y sientas ya hay alguien que tomó tu lugar y
dejó una salida.

Como salir de la depresión

1Descubre el origen que causó la depresión
A veces vienen momentos de tristeza a nuestras vidas pero
no afectan nuestro estado de ánimo y son superados, pero otras
veces esa tristeza se ancla en nuestro corazón, comienza afectar
nuestro estado emocional y físico.
71

MISAEL AMANCIO

Lo primero que hay que identificar es por qué se está
triste. Pueden existir varias razones que no queremos reconocer,
por ejemplo: una ruptura amorosa, un fracaso en el trabajo, un
disgusto, una pérdida de dinero, de un ser querido, entre otros.
Es importante que puedas meditar que te causa tanta tristeza
y que te lleva a sentirte deprimido, pues lograrás encontrar
soluciones más efectivas.

2Ven a Jesucristo
El segundo paso para la sanidad es venir a los pies de
Jesús, es el médico por excelencia. Recuerdo que en mi estado
de depresión siempre había una oración que le hacía a Dios,
y la declaraba con fe diciendo: «hijo de Dios sálvame, hijo de
Dios libértame y sáname, que venga tu reino sobre mi vida, en
el nombre de Jesús, Amén». El nombre de Jesús tiene poder
para sanar cualquier enfermedad, calmar cualquier tempestad,
derribar cualquier malicia del enemigo y traer paz a tu vida.
Te reto en fe a que declares sanidad en el nombre de
Jesús y permitas que Él entre a tu vida, pues lo mejor que el
ser humano puede pasar es encontrarse con Jesús, su vida jamás
será igual. Si lo quieres comprobar te invito a leer los evangelios
(Mateo, Marcos, Lucas y Juan) que son los libros de la biblia
que relatan la vida de nuestro Señor Jesús aquí en la tierra,
podrás conocer sus historias de sanidades y milagros que son
impactantes para nuestras vidas.

3Espera en Dios
El tercer paso es un poco difícil, pues por lo general
queremos que Dios resuelva nuestra situación lo más pronto

72

C I C AT R I Z

posible, pero Dios se toma su tiempo y obrar a su manera en
favor de nosotros. La palabra de Dios dice:

«Pacientemente esperé a Jehová,
Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor».

Salmos 40:1

No podemos perder la calma, y querer hacer las cosas
por nuestra propia cuenta, nos puede salir muy caro. Tampoco
podemos perder la fe, pues si dudas es un límite para que el poder
de Dios se manifieste en tu vida, sin fe es imposible agradar a
Dios. Nuestro trabajo es creer y esperar en Dios, pero el trabajo
de Dios es obrar. Una buena medicina para esperar en Dios es
entonar canciones para alabar su nombre, pues Él se mueve en
medio de las alabanzas. Soy testigo de eso. Dale gloria al Señor
pues todavía no he terminado contigo.

4Busca ayuda profesional
Dios les da sabiduría y ciencia a los médicos para sanar,
pues ellos también son instrumento suyo. Es importante que
en esos momentos de depresión, visites constantemente algún
sicólogo que pueda brindarte conocimiento acerca de tu estado
emocionar y ayuda al mismo. La medicina ha sido creada por
Dios y es una manera de obrar a favor de nuestra sanidad.

5Crea metas y proyectos en tu vida
Los sueños, las metas y los proyectos son saludables para
estado emocional, ya que estos le dan sentido y propósito a
nuestras vidas y el saber que hemos sido diseñados con un
propósito y un sueño de parte de Dios, pues son motivos para

73

MISAEL AMANCIO

seguir viviendo y tener una esperanza de que vengan tiempos
mejores. Si dejas de soñar, dejas de vivir. De eso hablaremos en
el siguiente tema, no te lo pierdas, (risas).


«Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará;
no dejara para siempre caído al justo».
Salmos 55:22

74

C I C AT R I Z

Cicatriz
en los sueños

Cada ser humano en la vida tiene un sueño, un propósito y un
talento. Pero pocos estamos dispuestos a pagar el precio que
conlleva vivir ese sueño, ya sea que no tenemos los recursos
necesarios o que estemos adaptados al sistema de vida que
tenemos. He escuchado a personas decir que si tuviera dinero
llegarían a ser un gran abogado, ingeniero, músico o un gran
cantante; también escucho expresiones como: si tuviera las
relaciones que tiene Juan pudiera cumplir mi sueño.
Estamos esclavos a un sistema de vida injusto que te
enseña que para el pobre no existe esperanza, que los sueños
están disponibles solo para aquellos que tienen dinero, recursos,
suerte o relaciones. La cultura que viven la gran mayoría de los
seres humanos es sobrevivir de algún oficio o desempeño, sin
propósito y sin sueños.

75

MISAEL AMANCIO

¿Vives tu sueño o vives la vida?

Hay muchas personas en el mundo que están tratando de
sobrevivir, pero pocas están viviendo a plenitud sus vidas. ¿Por
qué? ¿por qué son ricos? ¿por qué son famosos? No, porque no
han encontrado su verdadero propósito. Lo que le da sentido a tu
vida no es el dinero, la fama o los aplausos, es Dios. Eres hecho
a imagen y semejanza de Dios, nada te hace más semejante a
Dios que cuando estás soñando, porque Dios ha sido un soñador
desde el principio. La naturaleza de Él está en ti. Cada sueño que
tienes ha sido depositado por Dios, Él es el dador de los sueños y
por eso es que puede mirar algo que aparenta ser nada y creer en
ello. Eres la única persona con un sueño como el tuyo, y lo tienes
por la razón de acercarte a la clase de vida que naciste para amar.
Dios desea expandir tus fronteras, conducir tu vida en una
dirección donde seas capaz de prosperar, crecer y avanzar;
aunque también a lugares donde enfrentarás grandes retos que
nunca antes afrontaste.

Dios tiene el poder para llevarte más allá de lo que tus
ojos puedan ver.

«Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede
lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso
imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros».

Efesios 3:20

No obstante, vivir tus sueños no es tarea fácil, se requiere
de valentía, persistencia y tenacidad, así como de una fe en ti
mismo, en Dios y en los sueños que Él ha depositado en ti.

Cuando comiences a perseguir tu sueño, siempre surgirá
quien quiera tratar de robarlo. Con frecuencia será alguien que
tiene envidia, que nunca tuvo un sueño propio, o si lo tuvo, lo

76

C I C AT R I Z

abandonó. Hasta podría ser un familiar que constantemente te
recuerda lo que Dios no podía hacer o no haría por medio de
alguien como tú.
¿Cuál es tu sueño? ¿Qué te ha permitido Dios ver que
aun no existe?. Dios busca personas en cualquier lugar que se
tomen en serio los sueños que ha puesto en sus corazones,
creyendo que todas las cosas son posibles para Él. Un sueño dado
por Dios conduce a resultados que lo honra a Él.
Persigue tus sueños sin importar los comentarios,
los escasos recursos, la crisis, la enfermedad o lo lejano que
parezca estar, porque los sueños son como los hijos: tienes que
protegerlos, alimentarlos y aliéntelos a crecer.
Si tienes fe y esperanza en Dios, Él te dará la capacidad
para hacer lo imposible posible, cree que puedes. Quizás para
ti la vida sea injusta y difícil de comprender, pero debemos ser
capaces de reconocer las huellas de Dios en nuestras vidas. Toda
la creación está sustentada en Él, pues todo el mundo está lleno de
la gloria de Dios. Si logras descubrir con que Dios te ha marcado,
podrás discernir para que Dios te ha llamado. Las cicatrices en
la vida, son el toque de Dios haciendo una invitación a que le
conozcas y descubras la razón de tu existencia.
Bruce Wilkinson en su libro «El dador de los sueños»
nos muestra lo siguiente: «Mientras más grande sea el sueño,
mas durará el tiempo de preparación».

¿Qué puedo hacer para cumplir mi sueño?

Tienes que entender que Dios no elige a personas
capacitadas, pues Él capacita a las personas. No esperes tener
toda la preparación, habilidades y recursos necesarios para

77

MISAEL AMANCIO

empezar el sueño de Dios en tu vida, comienza con lo que tienes
en las manos. En la biblia tenemos muchos ejemplos de personas
que empezaron desde cero, solo con una palabra dada por Dios,
solo con lo que tenían en sus manos pero luego Dios se encargó
de multiplicar los recursos, desarrollando sus habilidades al
máximo para cumplir los sueños. Si Dios te entrega un sueño, Él
te proveerá de los recursos necesarios, se encargará de desarrollar
al máximo tus capacidades y te mostrará el camino a seguir. Solo
Dios necesita tu disposición y disponibilidad para hacer una
grandiosa obra en tu vida.

Algunos consejos para ser un instrumento en las manos
de Dios y lograr cumplir cada sueño que Él tiene para tu vida,
presta mucha atención a lo siguiente:

1Dios llama a personas ocupadas
A Dios no la agradan las personas vagas y haraganes, siempre
elige e invita a personas muy ocupadas que a veces no tienen
el tiempo necesario para trabajar en su obra. He escuchado a
muchas personas decir: «soy una persona muy ocupada por eso
no puedo servirle a Dios», pues ese es el requisito numero uno
para ser elegido por Dios. Te muestro algunos ejemplos bíblicos:

Pedro y Andrés discípulos de Jesús:

«Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos
hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano,
que echaban la red en el mar; porque eran pescadores.

Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores
de hombres. Ellos entonces, dejando al instante
las redes, le siguieron».
Mateo 14:18-20

78

C I C AT R I Z

¿Qué hacían estos dos hermanos? echaban la red
en el mar, porque eran pescadores. ¿Eran desocupados?
definitivamente no, eran trabajadores. Es mas en el momento de
su llamado estaban trabajando.

Jacobo y Juan el discípulo amado:

«Pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo hijo
de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo
su padre, que remendaban sus redes; y los llamó. Y ellos,
dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron».

Mateo 4: 21, 22

¿Qué hacían estos dos hombres?, remendaban sus redes
junto a su padre. ¿Estaban desocupados?, definitivamente no.
También trabajaban y con su padre, pero al escuchar el llamado
del Señor se unieron a su causa, no por ser desocupados, sino
por la obediencia a su llamado.

Leví o Mateo, el recaudador de impuesto:

«Después de estas cosas salió, y vio a un publicano
llamado Leví, sentado al banco de los tributos públicos, y
le dijo: Sígueme. Y dejándolo todo, se levantó y le siguió».

Lucas 5: 27, 28

¿Qué hacia Mateo? recaudaba impuesto. ¿Era un
desocupado?, definitivamente no. Estaba trabajando cuando fue
llamado por Dios y obedeció el llamado. Hoy en día podemos
gozar de uno de los evangelios escrito por este hombre que a
pesar de ser un ocupado, no le fue obstáculo para seguirlo y
servirle a tal punto de que fue usado en gran manera.

Puedo citar muchos más ejemplos de personas ocupadas
que Dios llamaba, un Moisés, un Abraham, un David, un Pablo,

79

MISAEL AMANCIO

y así la lista podría ser muy larga. Todos estos personajes
comparten algo en común: eran personas ocupadas, pero que se
decidieron por servir al Señor y ahora están en la historia de la
vida cristiana como hombres y mujeres que no importando los
obstáculos dedicaron su vida a hacer la voluntad de Dios.

2Salir de tu zona de confort
Hay muchas personas en la zona de confort, que solo han
puesto el timón de sus vidas en automático y han dejado que
la vida siga su rumbo, sin ellos hacer nada diferente, siempre
haciendo los mismo. Personas que no intentan ir tras un sueño
por temor a fracasar y se acomodan a la vida que les tocó vivir.
El día que entiendas que lo has logrado todo, pues ha
terminado tu viaje, pues ese día te vas acomodar, te vas a estancar
y dejarás de crecer. Pero mientras vivas creyendo que hay más de
Dios para ti, pues si hay mucho más.
Dios busca personas activas, no pasivas, que vivan por
fe y no por vista, que no se conformen con lo que son, ni con
lo que han logrado pues entienden que todavía hay mucho por
hacer.

La vida inicia donde termina
tu zona de confort
José Retana

80

C I C AT R I Z

Hay mucho por hacer, si ves a tu alrededor hay mucha
necesidad y los siervos de Dios no se quedan sentados en una
iglesia o en un lugar especifico estancado esperando que pase
el tiempo, es hora que te levantes y comiences a luchar por tus
sueños, a trabajar en la obra de Dios, y dar lo mejor de ti en cada
momento, Dios espera por ti. Porque el mundo necesita más y el
reino del padre nos demanda más, vamos a ir por más.

3¿Qué me gusta hacer, que lo hago muy
bien y que puede bendecir a otros?

Alguien una vez dijo: «La dicha de la vida consiste en: algo que
hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar». Tú estás
diseñado para amar y servir.
Lo que más te da plenitud en la vida es cuando amas y
eres correspondido, sirviendo en aquello que más te apasione.
Cuando disfrutas lo que haces tu trabajo no se convierte en una
carga sino en un placer. Dios te ha diseñado para que vivas en
amor y sirvas con pasión. Por eso te he creado con talentos y
capacidades.
Tú talento y capacidad empiezan a desarrollarse cuando
descubre: ¿Que te gusta hacer, que lo haces muy bien y que
puedes bendecir a otros? Te has hecho esta pregunta…
Dios es el que pone el querer como el hacer, ya Él ha
puesto una pasión muy fuerte por aquello que haces bien, Dios
quiere utilizar esas capacidades para que sirvas a otros y bendigas
sus vidas. Tus sueños son la inspiración que Dios utiliza para
exponer al máximo tu talento y capacidad, para que te deleites
en servir.

81

MISAEL AMANCIO

Busca, planea y pon un horario a las oportunidades
para desarrollar tus talentos. Durante el año selecciona una
conferencia a la cual asistir, un lugar inspirador que visitar, un
mínimo de tres libros que leer, escoge al menos tres personas a
las cuales conocer y no olvides un plan de acción para aplicar lo
que has aprendido después de cada uno de esos eventos.
La práctica hace el maestro, no olvides poner en práctica
todo el conocimiento adquirido.

4Enemigos de tus sueños
Hay muchos enemigos de nuestros sueños los cuales
tenemos que vencer para poder alcanzarlos, pues de otra manera
nunca veremos nuestros sueños cumplidos, entre ellos tenemos:

El desesperarse: una de las cosas que evitaran que alcance tus
sueños será la desesperación. Nunca te desesperes, al contrario,
espera en Dios y Él hará. Recuerda que si el Señor te ha prometido
algo no tienes por qué desesperarte, Él tiene un tiempo perfecto
en el cual obrará en tu vida. Tu solo mantente firme esperando
el momento indicado.
Los comentarios de los demás: muchos te menospreciaran
y no creerán en tus sueños, quizás otros tendrán comentarios
negativos hacia ti, pero tu como buen siervo no tienes que poner
atención a esos comentarios sino más bien tienes que poner
toda tu atención a lo que Dios te está encaminando para poder
cumplir tu sueño.
La pereza: es un enemigo que roba mucho tiempo y
productividad, pues la falta de enfoque le da la bienvenida a
la pereza, los perezosos no son gente de éxito. Siempre están

82

C I C AT R I Z

posponiendo los trabajos, proyectos para después. Aquel que
lucha por su sueños no da lugar a la pereza, sino que cada día se
disciplina, sacando tiempo para cada cosa y haciendo cada cosa
en su tiempo. «El alma del perezoso desea, y nada alcanza; mas
el alma de los diligentes será prosperada». Proverbios 13:4
El pecado: el enemigo tratará por todos los medios de
hacerte caer en pecado, el te pondrá tantas cosas inimaginables
para robarte los sueños. El enemigo sabe muy bien que Dios tiene
cosas grandes para ti y querrá impedir que estas bendiciones
lleguen a tu vida. Es por eso que tienes que estar firme frente
a las asechanzas del enemigo pues como león rugiente anda en
busca de quien devorar.
Nosotros mismos: un enemigo que a lo mejor nunca
lo vemos como tal, somos nosotros mismos, ya que muchas
veces llevados por la emoción cometemos errores los cuales nos
privan de cumplir nuestros sueños. Tenemos que mantenernos
puros si queremos ver nuestros sueños tan anhelados cumplidos.
Tenemos que saber que cada día será una nueva lucha en contra
de lo que nuestra carne querrá y lo que el Espíritu quiere que
hagamos.

5No dejen que mueran tus sueños
Tu sueño es como una semilla que Dios plantó en tu
corazón acompañado de la imaginación, esta semilla busca
nacer, crecer y multiplicarse en ti. ¿Sabes cómo se alimenta? con
la fe, el carácter y la acción. Estos tres ingredientes son esenciales
para enfrentar todo clase de temor, crisis, falta de recursos,
comentarios negativos, etc.

83

MISAEL AMANCIO

Cada sueño que hay en ti, viene incluido con la
capacidad necesario para hacerlo realidad. El problema que
tienen las mayorías de las personas es que solo se quedan con la
imaginación o el pensamiento, pero eso no es suficiente. Cada
vez que sueñas tu fe se aumenta pero la fe sin obra es muerta.
Aquel que vive por sus sueños se prepara, aprende,
aprovecha todas las oportunidades y lucha hasta el final, pues esta
consiente que mientras sigas respirando todavía hay esperanza.
¡Nunca te des por vencido!
Todavía quedan canciones por componer, ideas por
plasmar, libros por escribir, guiones por crear y proyectos para
cumplir. No dejen que mueran tus sueños, si has soñado bastante
pues despierta y hazlo realidad.

La tumba está llena de metas
jamás trazadas, canciones nunca
cantadas e ideas no expresadas,

no basta soñar hazlo realidad
Alex Zurdo - Cantante

84

C I C AT R I Z

De rodillas
en mi habitación

En este momento me encuentro en un lugar muy
especial y aprovecho la oportunidad para darte la bienvenida,
es mi pasatiempo preferido, mi momento de intimidad, un altar
para Dios, un lugar en el que las horas pasan sin medidas, donde
mi vida constantemente es renovada, restaurada y transformada.
Este libro quedaría incompleto si no menciono la parte
más importante en mi vida, este es el corazón de mi ministerio. Ha
sido un sin números de experiencias vividas junto a la presencia
de Dios en este lugar, grandes cosas han pasado de rodillas en
mi habitación. Puedo confesar que las mejores cicatrices que se
han formado en mi cuerpo han sido en mis rodillas, y no me
arrepiento.

«Cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos
aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las
calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que

85

MISAEL AMANCIO

ya tienen su recompensa. Mas tú, cuando ores, entra en tu
aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en

secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te
recompensará en público».
Mateo 6:5-6 RVR1960

Hay un gran tesoro escondido en la intimidad con
Dios, hace varios años lo había descubierto, estaba oculto en
estos versículos que acabas de leer. Te explico: en una ocasión
me tocaba predicar en una iglesia, pero el día anterior tuve una
experiencia muy conmovedora con el Señor y pase casi toda la
noche llorando de rodillas en mi habitación. Al otro día cuando
subí al púlpito a predicar, no pasó 10 minutos y toda la multitud
estaba llorando delante de la presencia de Dios y el Espíritu
Santo susurró a mi oído las siguientes palabras: «Lo que eres en
la intimidad se refleja en público, lo que pase en la intimidad, se
multiplica en público». Si quieres ser un instrumento de poder
y unción en la multitud, primero tienes que provocarlo en tu
intimidad con Dios.
Te puedes pasar toda la vida predicando y enseñando
la palabra de Dios pero se va a multiplicar lo que eres no lo que
dices. Para Dios es más importante el ser que el hacer, Dios se
fija mas en tu intención (lo que hay en tu corazón) que tu acción
(lo que haces). Nunca pienses que tus acciones deben mover a
tus intenciones, lo correcto es que tus intenciones muevan a tus
acciones. El cómo no me llevará al Por qué, pero el Porque hago
lo que hago, me llevará al cómo hacerlo.
El tiempo que inviertes a solas con Dios, no es perder
el tiempo, es ganar tiempo. Como te dije anteriormente, tu
intimidad con Dios debe ser el corazón de tu ministerio, el
centro de tu ser y no hay nada más importante que eso en la vida.

86

C I C AT R I Z

«Deléitate asimismo en Jehová,
y él te concederá las peticiones de tu corazón».

Salmos 37:4
Recuerda que la intimidad con Dios es más que una
oración, un clamor o una petición, es una devoción, un deleite
en la presencia de Dios.

La parte de mi cuerpo que más
cicatrices tiene son mis rodillas,
porque cada vez que tropiezo

caigo sobre ellas
Jesús Adrian Romero

87



C I C AT R I Z

Reto de
Valientes

Cuando era adolecente pertenecía a un ministerio
llamado Los Exploradores del Rey, en el cual aprendí grandes
verdades. Este ministerio se regía bajo un código de ocho
puntos, cada uno de ellos tenía una descripción, pero el punto
número cuatro siempre me llamaba mucho la atención, decía:
«una persona es valiente a pesar de los peligros, las críticas y
las amenazas». Esto es bien cierto, pues el valiente enfrenta sus
miedos, cierra el oído a las voces negativas y supera sus límites.
La vida está llena de personas cobardes que viven con
temor, le huyen a los problemas y se rinden ante cualquier
dificultad. Nunca olvides a que Dios te llamó, de donde te sacó y
que te prometió.
La vida de fe exige ser valiente. La mayoría de los
creyentes no se dan cuenta de ello, pero esa es la verdad. Se
necesita ser valiente para levantarse contra la enfermedad y
declararse sano por las llagas (marcas) de Jesucristo. Se necesita

89

MISAEL AMANCIO

ser valiente para esperar la prosperidad cuando uno echa la
última moneda en la ofrenda y la pobreza está tocando a la
puerta.
Habrá días en que preferirás aislarte de todo y esconderte
antes que dar otro paso de fe contra el enemigo. Pero no puedes
darte ese lujo, porque la batalla de la fe no se pelea una vez y
luego se olvida. Si quieres continuar viviendo en victoria tendrás
que seguir peleando la batalla de la fe una y otra vez.
No hay otra manera de hacerlo. Claro, algunos creyentes
siempre tratan de encontrar otra manera. Por ejemplo, los
israelitas. Ellos pensaron que cuando cruzaran el mar rojo ya no
tendrían más batallas. Por eso, cuando oyeron el informe acerca
de los gigantes que vivían en la tierra prometida, decidieron que
no podrían emprender la batalla; su valor se esfumó. Entonces
tuvieron que tomar un desvío de 40 años por el desierto.
Pero ¿sabes qué? los israelitas no pudieron evitar la
batalla. Cuando llegó el tiempo para que la generación siguiente
entrara en la tierra prometida, los gigantes aún estaban allí.
Sin embargo, esa vez los israelitas se armaron de valor para
enfrentarlos. ¿De dónde les vino ese valor? De la Palabra de Dios.
Josué, su líder, había seguido las instrucciones del Señor y había
guardado esa Palabra en su mente y en su corazón, de día y de
noche. Josué había meditado en ella y nunca se había olvidado de
que Dios estaba de su parte.
Si vas a pelear la buena batalla de la fe hasta el final,
tendrás que hacer exactamente lo que hizo Josué. Tendrás que
sacar continuamente valor de la Palabra de Dios. Así que decídete
a hacerlo. Empápate de la Palabra y deja que ella te transforme de
cobarde a vencedor.

90

C I C AT R I Z

Enfrenta tu gigante

No permitas que los gigantes: de la duda, el temor, la
culpa, el fracaso, la frustración, la baja autoestima, el pasado,
del qué dirán, o como se llame el gigante, te intimiden con su
tamaño. Goliat lucía grande, fuerte y una piedra fue suficiente
para que cayera. No debemos permitir que nuestra vista y nuestra
mente nos engañen, pues todo lo que a nuestros ojos luce grande,
en las manos de Dios es pequeño.

No prestemos nuestros oídos a esas voces contrarias
que solo intentan desenfocarnos y sembrar en nosotros la duda
y el desánimo. David se enfrentó a ellas cuando le decían que
no sería capaz, pero nosotros no operamos como los incrédulos,
nosotros operamos en lo espiritual y sobrenatural de Dios.

Seamos determinados, valientes y esforzados. El peor
gigante que la mayoría enfrentamos es el no creer en nosotros
mismos. Dios cree en nosotros, entonces escuchemos solo su voz
y creamos su Palabra cuando nos dice que no debemos temer.
Si permitimos que los gigantes nos intimiden y no
los enfrentamos confiados en que tenemos la capacidad de
vencerlos, entonces terminarán por hacerse más grandes y nos
mantendrán esclavizados. Dios no quiere que seamos esclavos,
Dios quiere que seamos libres. ¡Libres en Él!
Enfrenta hoy tu gigante, pues Dios peleará por ti y lo
entregará en tus manos. Vendrá con espada, mas tú irás en el
nombre de Jehová de los ejércitos, y vencerás...

En este capítulo mi intención es que reflexiones sobre
todo lo que has leído en este libro, para que aceptes el reto, tomes
una decisión, asumas un compromiso y te pongas los guantes,

91

MISAEL AMANCIO

subas al ring a pelear con todas tus fuerzas, por tus sueños, metas
y proyecto en la vida, pues si quiere ser alguien en la vida tiene
que ser fuerte para avanzar y valiente para triunfar.

Es mejor sufrir ahora
y vivir el resto de tu vida

como un campeón
Muhammad ali

Actitudes de un valiente:

• Admitir que te equivocaste.
• Hacer lo que es correcto, aunque los demás no lo hagan.
• Decir no cuando otros están tratando de que hagas algo que

sabes que no debes hacer.

• Decir la verdad y aceptar las consecuencias.
• Defender algo en lo que crees, aunque podría significarte el

rechazo o el ridículo o incluso un daño físico.

• Defender a alguien a quien se considera impopular o

inaceptable.

• Vivir tu fe con todo tu corazón, tu mente, tu alma, y tu

fuerza, sin importar lo que te cueste.

92

C I C AT R I Z

Versículos bíblicos que apoyan
estas actitudes:

1 Timoteo 4:12
Ninguno tenga en poco tu juventud; pero sé ejemplo de los
fieles en palabra, en conversación, en caridad, en espíritu,

en fe, en limpieza.
1 Pedro 2:21

Porque para esto sois llamados; pues que también Cristo
padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que
vosotros sigáis sus pisadas.
Josué 1:9
Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no

temas ni desmayes, porque el Señor tu Dios estará contigo
en dondequiera que vayas.

No se trata de lo fuerte que
puedas golpear, sino lo fuerte que
te puedan golpear sin que te paren

Anthony Robbins

93



C I C AT R I Z

¿Cuáles son
tus marcas?

Lo que hoy es una prueba, mañana será tu testimonio; lo
que hoy es una herida mañana será una cicatriz.

Te voy a mostrar de una manera práctica la importancia
de ser macado por Dios, pues las marcas definen nuestro
llamado y propósito en la vida. Cuando estás enfermo y recibes
sanidad, entonces te conviertes en un instrumento de Dios para
llevar sanidad a otros, cuando eres libre de cualquier adición,
Dios utiliza ese milagro para que lleves libertad a otros, pues no
puedas dar lo que no tienes.
Dios te va a bendecir para que bendigas, Dios te va a
sanar para que sanes, Dios te va a libertar para que libertes, Dios
te va a restaurar para que restaures. Entonces, ¿cuáles son tus
marcas o cicatrices?
Si logras descubrir con que Dios te ha marcado podrás
discernir para que Dios te ha llamado.

95

MISAEL AMANCIO

Detrás de cada situación difícil que atravieses, Dios se está
moviendo y preparando el escenario para bendecirte.
Cada cicatriz en la vida aunque vienen de parte de Dios,
son únicas y no son parecidas a las demás, no se puede comparar
con otras personas; esto quiere decir que tú diseño y propósito en
Dios es original, es único en el mundo. Por esta razón la marca o
cicatriz que llevas o recibas es para que descubras tu talento, tu
capacidad y propósito. Dice una frase muy conocida: «Que en la
práctica se hace el maestro», entonces yo digo: «En las marcas se
descubre el talento», jajaja. Lo que quise decir es que: «en cada
cicatriz reconocerás que tan fuerte y hábil puedes llegar a ser».

«Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús
para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano

para que anduviésemos en ellos».
Efesios 2:10

96

C I C AT R I Z

Las cicatrices
nos enseñan

Las marcas de Dios en mi vida son el resultado de lo
que soy hoy, cada vez que puedo ver las cicatrices recuerdo las
historias, las batallas, los desiertos y los procesos, pero jamás
me imaginaba que esto me ayudaría a convertirme en el hombre
que soy hoy. Aunque parezca contraproducente lo mejor que le
puede pasar al ser humano en la vida es ser herido por Dios,
porque después que ves la cicatriz, su vida jamás será igual.
Sin proceso no hay promesa. Si quieres que Dios te use,
entonces debes prepararte para una vida de procesos. La unción
se forja en los desiertos, entre las lágrimas, cuando ya no existen
más fuerzas. ¿Por qué? Porque es allí donde Dios demuestra su
poder.
Busca ser marcado para el reino. Ya no es tiempo
de seguir jugando a la religión, a la iglesia, al yo estoy bien.
Demuestra tus marcas, que te distingue, que te hace diferente.

97

MISAEL AMANCIO

Como puedes ver este libro está lleno de las marcas y
cicatrices que Dios utilizó como lecciones para formarme y estoy
seguro que Dios ha hecho lo mismo contigo. Quiero una vez
más motivarte e inspirarte a ser un instrumento en las manos
de Dios, que te deje procesar por Él, para que cada batalla que
enfrentas hoy, sea tú gran testimonio mañana.
Las cicatrices en el pasado son las que nos preparan en
el presente para abrir puertas en el futuro.

¿Qué nos enseñan las cicatrices?

1. Que no es a tu manera, sino a la manera de Dios. Jeremías

18:1-6

2. A parecerte más a Cristo. Efesios 4:1
3. Que eres propiedad de Dios. Efesios 2:10, 4:30
4. Que es una oportunidad para mostrar el poder de Dios en ti.

2 Corintios 4:7-10

5. Que son para formar tu ministerio. 1 Pedro 5:10
6. Que los procesos son para crecer. 2 Corintios 4:16-17
7. Que dependa más de Dios y menos de ti. 2 Corintios 13:4

98

C I C AT R I Z

Frases para
reflexionar

• Las cicatrices en el alma es recordar sin dolor, que todo pasó,

que no eres el mismo, que aun estás vivo pero más fuerte
que ayer.

• Aunque al principio seas un arte lleno de garabatos y parezca

barato, no tengas temor, el gran artista (Dios) está diseñando
su obra maestra y pronto llegará el día de tú exhibición.

• Si tu viaje es largo y duro hoy, está bien parar y descansar

(incluso llorar), ¡siempre que sigas caminando!

• Cada proceso en tu vida tendrá un propósito, que dejará una

cicatriz y esto te harás más fuerte.

• Cada situación Dios la utiliza como un barro en manos

del alfarero que nos moldea y nos capacita para hacer su
voluntad.

99


Click to View FlipBook Version
Previous Book
Bowman Offshore Bank Transfers: Ten Things to Know About Offshore Bank Accounts
Next Book
Андыбаева Г.Т., Канабекова А.К., Абитова А.К. Экономикалық талдау