The words you are searching are inside this book. To get more targeted content, please make full-text search by clicking here.

BOLETIN DIGITAL XIN YI

Discover the best professional documents and content resources in AnyFlip Document Base.
Search
Published by AETXY, 2022-06-20 13:55:21

5 - Mayo 2022

BOLETIN DIGITAL XIN YI

Asociación Española

Tai Chi Xin Yi

Boletín digital 5

Mayo 2022

Editorial Que nunca llueve a gusto de todos es una realidad incuestionable. Por mucho
que se desee, las decisiones que se toman no siempre agradan a todos por igual,
Sumario y no siempre es fácil tomarlas sabiendo eso, ya que lo que más se desearía es ese
círculo perfecto sin aristas ni rupturas en el trazo.
Maquetación: alfaestilo
Antes de dar un paso hay algo que pesa más que todo, y es lo que se considera Portada de Paz Piñel
mejor para la colectividad, en este caso, nuestra Asociación. La nueva sede está a
punto de abrir. El día 19 de junio, por la tarde, es la inauguración. Ojalá os guste,
os resulte acogedora, la hagáis vuestra. Porque es de todos y de cada uno de
vosotros.

Hay que reconocer que si hoy nos encontramos ante el cambio, ante lo nuevo, es
gracias a un pasado que ha hecho posible que haya perdurado hasta ahora. Así
que desde aquí damos las gracias a cada una de las personas que han puesto su
grano de arena o su montaña para que esta Asociación siga mirando hoy hacia
el futuro.

Aprovechando este espacio, queremos comunicaros que si algún socio da algún
curso o taller que se considere interesante para los practicantes de taichí, que
nos lo comunique para subirlo a la web. Es una manera de apoyarnos y de enri-
quecernos. Todo suma y nada quita. Asomaos a la web de vez en cuando por si
hay novedades…

Os animamos una vez más, a que nos hagáis llegar vuestras ideas y sugerencias.
También reiteramos el mensaje a los instructores que dan clase: que animen
a sus alumnos a que se hagan socios. Son/somos imprescindibles para seguir
creciendo…

Ya sabéis que la Asociación somos todos. Si lo sentimos así, la evolución hacia
adelante está asegurada.

La Junta Directiva

3 Kunyu Mountain Shaolin Martial Arts Academy (Shandong)
8 La solución de los telómeros
10 Los no válidos
14 Seminario de primavera 2022
16 La paciencia
20 Equilibrio
28 Impresiones
30 Poemas. El pavo real. Búsqueda
32 Cuentos para pensar
33 Donde se hace la vida
34 El monje que vendió su Ferrari
35 Arroz al horno
36 Pastel de salmón ahumado con pan de molde
39 Fundas de espada en piel, hechas a mano
2

Tai Chi Xin Yi

Kunyu Mountain Shaolin
Martial Arts Academy
(Shandong)

por Paz Piñel

Miro hacia atrás para encon-
trarme de nuevo con los días
vividos en la Escuela Shaolin
de Artes Marciales de Kunyu
Shan, en China. Voy a tratar
de sintetizar el mes y pico que
estuve allí. A ver si lo consigo.

Me veo buscando información
por internet. Hay varias es-
cuelas de estas, gestionadas
por monjes shaolines donde
admiten extranjeros y facilitan
su visado, garantía de que el
Gobierno está detrás y que no
me voy a tirar a una piscina sin
agua.

Elegir Kunyu Shan en vez de Wudang fue por el clima. Según informaban era más suave
y menos caluroso, así que sin pensármelo mucho, me saqué los billetes, pagué el curso,
tramité el visado y me hice un seguro que cubría todo lo habido y por haber respecto a
enfermedades y percances que pudieran acontecerme, ya que mi físico a veces me pega
reveses y no era plan no estar protegida a ese nivel yendo tan lejos.

El 24 de julio del 2019 en vez de ir a Poio, comenzó mi viaje iniciático a China. Eso sí que
fue salir de la zona de confort y enfrentarme desde el minuto uno a lo nuevo y desconocido.

No quiero extenderme porque además no creo que a nadie le interese mucho que el avión
llegó a Pekín con retraso y perdí el otro que me llevaba a Yantay y que me las vi y me las
deseé para coger el siguiente porque iba completo, y que no había manera de entenderse
con nadie porque pocos hablan inglés y que el diccionario chino español que me descargué
en el móvil, fue en parte una tablita de salvación cuando me llegó el agua al cuello.

3

La llegada a la Escuela, después de casi dos
horas por carretera, me impresionó grata-
mente. El entorno era precioso, todo rodea-
do de montañas. Parecía como un colegio
mayor y se veía algunos chicos jóvenes sen-
tados en los escalones de entrada que mi-
raron con cierta curiosidad que una “señora
sola” apareciera por allí para quedarse.

Yo ya había avisado que lo que quería hacer era taichí y chi kung. Allí los grupos estaban
definidos y diferenciados. Por un lado, estaba los de Sanda, con sus patadas y puñetazos
y una fortaleza que me parecía increíble. Por otro lado, los shaolines, todo un espectáculo
verlos saltar y dominar el cuerpo de esa manera y otro grupo que era el de wing chun, tan
rápidos y precisos con ese sistema marcial de defensa personal. En este último incluyeron
a los poquitos que dábamos taichí.

Los primeros que empezábamos las actividades éramos los del taichí, a las 5.45 de la
mañana. Se apuntaba el que quería. El primer contacto dio para unos pasos básicos y un
comienzo de la forma del estilo yang. Al acabar, un rato de chi kung estático e interno. Me
acordé de Hui Fang cuando nos explicaba cómo era el auténtico chi kung y en él lo reco-
nocí. Y ahí estaba yo, intentando copiar lo que veía sin saber entonces a dónde me llevaría.

Después, del desayuno: bollo, leche en polvo, huevos duros, arroz y té. Esa misma tarde me
compré unos sobres de Nescafé. Fue la licencia que me permití para sentirme como en casa
(por lo del café, que yo de sobre no tomo nunca).
4

Antes de empezar las prácticas de cada grupo, sonaba una sirena y cada grupo esperaba al
sifú alineados en un patio enorme al aire libre. Nada más acercarse, saludo y a numerarse
(one, two, three, four, five…). Por orden de estatura, eso sí. Todo está establecido, jerarqui-
zado y nadie se sale de la norma. Saludo al sifú y todos a correr (menos algunos privilegia-
dos como yo que en vez de correr andábamos deprisa).
Se entraba después en una inmensa nave, grande pero acogedora, donde practicaban los
grupos que hacían shaolin, wing chun y taichí. Sanda practicaba fuera, golpeando sacos o
entre ellos y haciendo unas rutinas superexigentes.
Primero un calentamiento. Mucho más duro al que estaba acostumbrada. Siempre un poco
más allá del que se suponía nuestro límite. Y curiosamente, siempre se alcanzaba.
Wing chu se ponía a su práctica y taichí a la suya. Otro calentamiento de patadas, movi-
mientos básicos (con uno te podías tirar diez o quince minutos en postura mabú para sentir
cómo mover desde dan tien).

La primera tabla que empecé a aprender fue una forma corta de 9 movimientos. Aún hoy la
practico con mi gente. A lo largo del mes acabé aprendiendo los 24 movimientos. El haber
practicado tai chi xin yi me ayudó un montón. Nada era ajeno, y yo no tenía prisa por añadir
movimientos. Practicar, practicar, y practicar. Al final de la mañana se hacía lo aprendido de-
lante de todos y el sifú corregía y añadía algún movimiento más. Y más practicar, practicar y
practicar. El alumno aventajado, que llevaba allí tiempo, servía de guía y ayuda practicando
con los más nuevos.
Después de las horas de práctica de la mañana, limpieza. Cada día le tocaba a un grupo
barrer todo el recinto, que era enorme. Al igual que antes de empezar la práctica, filas,
numerarse con escoba en mano, y a barrer acompañados de música de fondo que hasta se
oía desde las habitaciones.
La nave donde se practicaba estaba siempre abierta para el que quisiera seguir trabajando
fuera del horario de clases, al igual que los sacos que estaban en el exterior. Yo en varias

5

ocasiones y sobre todo en fines de semana, practiqué la espada y nuestra forma. Allí dentro
había de todo: espadas, abanicos, sables, lanzas, guantes de boxeo, protectores y toda va-
riedad de armas. Y un ring donde una vez por semana hacían lucha entre los alumnos (los
de Sanda y los de Wing chun)

Otro día a la semana se sacaban colchonetas al exterior y se hacían ejercicios de estira-
mientos. Los alaridos de la gente me impresionaban. De nuevo, un poco más allá de donde
se llegaba. Y otra vez, el límite se superaba un poco más.

Además de taichí se practicaba tui shou (empuje de manos) y aplicaciones marciales de
los movimientos. En cada práctica no existía tiempo, se repetía una y otra vez hasta que
tu cuerpo olvidaba su materialidad y tu mente volaba en una meditación no premeditada.

Las clases de chi kung al principio me descolocaron. Ni mi cuerpo ni mi mente estaban pre-
parados para ello. El principio fue muy duro. Una postura estática con las manos colocadas
de manera parecida (aunque no igual) a un abrazo al árbol, los pies hacia adentro y las rodi-
llas flexionadas. Un minuto, cinco, diez, quince, están locos pensaba yo, veinte, veinticinco,
juer qué pesadez, esto no hay quien aguante, treinta, treinta y cinco, ¿y para esto he venido
yo hasta aquí? Cuarenta, cuarenta y cinco… Por fin una voz rompía la tortura. Manos en el
dan tien y girar sobre él en círculos, masaje en la cabeza cara, brazos, piernas y riñones, y
todos abandonan la práctica como si nada hubiera pasado.

Solo al cabo de los días (creo recordar que sería sobre los 10 o 15 días) empecé a tener
unas sensaciones indescriptibles. El tiempo desapareció, los minutos no contaban, los pies
se hundían en la tierra como en espiral desde la cintura hacia abajo. Desde ella hacia arriba
parecía que esa misma espiral tirara hacia lo alto. Una espiral mágica, unión cielo-tierra. El
cuerpo parecía girar y girar. No sé si fuera se vería porque yo no abría los ojos, no quería
que acabara ese momento ni romper ese instante que me parecía tan mágico y especial. A
veces el cuerpo daba pequeñas sacudidas internas. El fluir de la energía tiene esas cosas
cuando hay bloqueo en algún meridiano…

Curiosamente este chi kung lo hacía cualquiera que se lesionaba, o no se encontraba bien
de salud. A la puesta del sol, veías al sifú de los shaolines en el porche en esta postura du-
rante mucho tiempo. Irradiaba una paz increíble.
6

También aprendimos dos tablas de chi kung
dinámico una de ellas bastante exigente por
permanecer en una posición determinada sin
movimiento. Tensión, distensión. Otra mane-
ra de activar la energía. Otra prueba para el
cuerpo de ser capaz de hacerlo.

Los viernes a las 3 de la tarde todos subíamos
a lo alto de la montaña sagrada de Kunyu
shan. Eso sí que fue un auténtico desafío
para mí. Llegar a los pies de la montaña des-
de la Escuela ya era una caminata. La prime-
ra subida, agotadora, pero la imagen de las
escaleras de un inmenso Templo, hacía que
mereciera la pena haber llegado hasta allí.
Podéis imaginar lo que suponían esos pelda-
ños después de haber andado esa cuesta tan
empinada del principio… Por fin, la primera
etapa conseguida. Porque llegar a ese arriba
solo era el principio del otro más arriba…
Más escaleras, estas integradas en la naturaleza de
la montaña. Subir, subir, subir, yo puedo, yo puedo, yo
puedo, mis piernas son poderosas, son poderosas, y
así, con mantras de autoánimo llegué arriba, donde
había una cueva chiquitita que acogía a un maestro
inmortal y sus discípulos. Entrar ahí, esa semioscuri-
dad, ese fresquito reconfortante y ese vacío tan lleno de plegarias que se palpaba en el
ambiente, invitaba al recogimiento, a la reflexión, a sentirse ser, a transcender…

Yo me sentí superwoman por llegar hasta arriba, pero los jóvenes subían y bajaban una y
otra vez ese último tramo de montaña, muchos de ellos a gatas dibujando con sus cuerpos
una contorsión rítmica más cerca del animal que del humano.

De vuelta a la Escuela había un río y una pequeña presa donde muchos se bañaban. Era la
recompensa al esfuerzo realizado. El premio a la superación, porque seguramente una vez
más, habrían llevado su límite un poco más allá.

Me vienen cantidad de recuerdos, situaciones, momentos, anécdotas… pero no es plan
daros la paliza, que demasiada os he dado ya si habéis conseguido llegar hasta aquí...

Me pregunto para terminar, si volvería a vivir esa experiencia. Después de sopesar los pros
y los contras (que hubo de estos últimos a montones, sin embargo tengo la suerte de que-
darme siempre con lo bueno), creo que si lo hiciera sería en otro lugar, pero en vez de un
mes y pico, por un año y si pudiera ser, con 40 años menos…

7

Ciencia

La solución de los
telómeros por Blanca Calvo Salomón

Al empezar la lectura de este ensayo científico, mi primer pensamiento fue de compartirlo
con todos vosotros. Confirma que nuestra practica de taichí es mucho más que equilibrar
nuestra energía que circula por los meridianos.
Las autoras, dos científicas Elizabeth Blackburn, premio Nobel 2009 en fisiología y me-
dicina, doctorada en biología molecular, y Elissa Epel doctorada en psicología clínica de
la salud, muy interesadas en cómo envejecemos y porqué, se animaron a escribir este
libro, explicando en un lenguaje cercano y lúdico, cuáles son los motivos, en personas con
el mismo entorno, de las diferencias entre ellas, en tener una vida sana, más o menos larga
y/o más o menos de calidad.
Basándose en varios estudios del comportamiento de las células, ADN y sobre todo los
telómeros, se sabe que la forma de envejecer depende en parte de nosotros. De cómo vivi-
mos, cómo comemos, cómo pensamos, cómo respiramos, etc., todo ello influye en lo más
pequeño de nuestro cuerpo, las células. Alucinante ¿no?
El libro se centra en los telómeros. ¿Qué son los telómeros?, son secuencias especiales del
ADN que se encuentran en los extremos de los cromosomas y tienen secuencias repetitivas
que son reconocidas como el final de los mismos, y que impiden que el cromosoma se rom-
pa o se dañe. Cada vez que la célula se divide los telómeros también se dividen.

La forma de afrontar y actuar ante el estrés influye en el estado de conservación de nues-
tros telómeros. Está relacionado directamente con el envejecimiento de nuestro cuerpo. Si
tenemos los telómeros en buen estado, bien formados y largos, tendremos buena calidad
de vida sana más tiempo a lo largo de esta. Si lo contrario, se acortan y se deshilachan,
como los extremos de los cordones del zapato, nuestra salud se deteriora y tendremos un
8

envejecimiento prematuro, acortando
el periodo de nuestra vida sana.

Os preguntaréis, por qué se deterioran
los telómeros, pues tiene mucho que
ver con nuestra forma de ser, como he
dicho anteriormente. Saber gestionar
el pesimismo, la hostilidad, la rumia-
ción, nuestro grado de optimismo y nuestro propósito en la vida, determinará la calidad de
nuestros telómeros, y por lo tanto tener mejor o peor calidad de vida sana.

Os preguntaréis cómo puedo mejorar la calidad de mis telómeros. La respuesta parece fácil,
pues, dejar de estresarse, dejar de dar vuelta y vuelta a las preocupaciones, de ver la vida
de color de rosa, etc. ¿sencillo, no?

Pues, no, no es tan fácil ¿verdad?, primero tenemos que tomar conciencia del estilo de
nuestra personalidad, saber qué tendencia tenemos para afrontar el estrés. El libro nos
da pautas para poder controlar los pensamientos, y ahí va lo que nos interesa. Aconseja
la práctica del chikung, el taichí y la meditación. Según estudios, sí, somos capaces
de apaciguar nuestras angustias y afrontar el estrés de forma más saludable. Gracias a la
meditación, que nos permite poner nuestra mente en calma, es decir, no detenernos en los
pensamientos, poniendo la atención en el momento. Cuántas veces nuestra maestra, Hui
Fang nos lo dice, “mente vacía”, insiste en que controlemos nuestra respiración.
Con ello regulamos nuestro ritmo cardiaco y presión sanguínea. Gracias a estas pautas,
se puede comprobar que los telómeros dañados mejoran su calidad, llegan a alargarse y
recuperar el buen estado, mejorando a su vez nuestra calidad de vida sana.

La medicina tradicional china se basa, como sabemos, en la regulación de la energía del
ying y yang en los meridianos, los cinco elementos, conectar con todo lo que nos rodea, cie-
lo, tierra, etc., no me voy a alargar en este punto, doy por hecho que todos tenemos noción
sobre este tema. Lo sorprendente es que los orientales sabían la importancia que tenía la
armonía de nuestra mente y cuerpo, nuestra alimentación, cómo nos relacionamos con los
demás, etc. hace más de 2000 años. Sabían que esa armonía mantenía la salud.

Con estudios y estadísticas, vemos que, a nivel biológico y químico, la armonía del ying y
yang es capaz de alterar para bien, lo más pequeño, nuestras células ¿no os parece aluci-
nante? Lo que la medicina tradicional china nos enseñaba, ahora se demuestra científica-
mente. El libro desarrolla las investigaciones de las dos autoras de forma amplia, tocando
varios factores y además es muy ameno.

Hay una frase en el libro que resume “tus células escuchan tus pensamientos”, os animo y
recomiendo la lectura de este libro, para conoceros mejor, tomar conciencia de cómo pen-
samos y actuamos frente a la vida día a día, puede retrasar el envejecimiento y mantener
una vida sana más tiempo.

Bueno, y practicar mucho, mucho taichí durante mucho, mucho tiempo.

9

Estar mejor que bien

Los no válidos

por Mª Belén Casado Alcalde

En 1997 vi una película de ciencia ficción llamada Gattaca, una distopía del futuro en la que
los niños se conciben in vitro y se eliminan las posibilidades de que padezcan enfermeda-
des o sean físicamente desagradables.
Uno de los últimos niños en nacer de forma natural y sin cribado genético es Vincent. Tiene
una deficiencia cardiaca de nacimiento y una gran miopía, lo que le califica como “no vá-
lido” en ese mundo de humanos genéticamente perfectos. Así, subsiste trabajando en los
puestos más bajos y sin posibilidad alguna de lograr su sueño: viajar al espacio. Mientras
tanto, su hermano Anton puede hacer todo lo que quiera: sus genes están seleccionados
para que sea un triunfador y físicamente muy resistente.

La perspectiva del no válido

Unos 10 años después, vi la película con otra perspectiva: la del “no válido”. Hay una es-
cena en la que Vincent y su hermano Anton compiten a nado en el mar. Tienen que llegar a
una baliza y volver. Anton no se explica cómo su hermano, un “tullido”, puede competir con
él, tan perfecto. Y Vincent se lo explica: «No me guardo nada para la vuelta, gasto todas mis
fuerzas en la ida». De manera que se expone a sufrir un infarto cada vez que compite con
los “válidos”, pero es capaz de hacerlo y de superarlos.
10

Liu Zheng comenta que el límite lo marca la propia salud.
Frente a los mensajes de “si quieres, puedes”, “simplemente,
hazlo”, “puedes hacer lo que te propongas”, están los consejos

de una perspectiva más sabia: cada persona tiene unos
umbrales, en función de su salud, y notará fácilmente cuándo
está sobrepasando el límite, porque empezará a tener molestias

de distintos tipos; cada cual tiene su punto débil, o varios.

Vincent consigue entrar en el mundo exclusivo de la gente guapa y perfecta utilizando la
identidad y la huella genética de un deportista que quedó paralítico en un accidente, pero
que en todo lo demás es perfecto. Esta otra identidad de Vincent, junto con unas lentillas,
le permiten ingresar en la Corporación Gattaca, una industria aeroespacial.

Esto, ese llegar al límite para poder compararse a los “válidos”, esa lucha por estar en el
mundo de los guapos, es de lo que quiero hablaros en este artículo.

No válidos en el mundo de los válidos

Stephen Hawking sufría de ELA, una enfermedad degenerativa progresiva que suele aca-
bar en muerte. Hawking pudo sobrevivirla durante muchos años, llevando su silla motori-
zada y ese mecanismo que le permitía hablar manejando un ordenador adaptado. En ese
estado escribió Breve historia del tiempo, siguió haciendo descubrimientos de Física que
cambiarían la forma de ver el universo y se hizo aún más grande.

Milton Erickson, el impulsor de la hipnosis terapéutica, nació con una serie de dificulta-
des: era disléxico, daltónico y sordo. Estas limitaciones permitieron que desarrollara otras
capacidades. Por ejemplo, se fijaba en el lenguaje no verbal de sus hermanas, lo que le per-
mitió conocer aspectos de la comunicación que suelen pasar desapercibidos. Milton Erikson
enfermó de polio a los 17 años y esta enfermedad lo dejó postrado durante un año. Pero no
se conformó, sino que fue trabajando mentalmente con sus músculos y se fue recuperando,
hasta el punto de que salió de la cama para embarcarse en una canoa en un viaje de mil
millas que acabó de fortalecerlo.

Estos son dos ejemplos extraordinarios. Lo normal es no sobrevivir mucho tiempo a la ELA,
ni ser capaz de graduarse en medicina y psicología, casarse, tener ocho hijos y vivir 78 años,
como hizo Erickson.

Tensar la cuerda

Liu Zheng habla de “tensar la cuerda”. Creo que en el mundo en el que vivimos, cada
persona tensa la cuerda y se acerca a sus límites de distintas formas, la principal, tratar de
sacar jugo al tiempo exprimiendo su propia vida para llegar a todo.

Este médico de medicina china tradicional comenta que el límite lo marca la propia salud.
11

Frente a los mensajes motivacionales típicos de una sociedad capitalista de “si quieres,
puedes”, “simplemente, hazlo”, “puedes hacer lo que te propongas”, están los consejos
de una perspectiva más sabia: cada persona tiene unos umbrales, en función de su salud, y
notará fácilmente cuándo está sobrepasando el límite, porque empezará a tener molestias
de distintos tipos; cada cual tiene su punto débil, o varios.

Estas molestias pasajeras, estas patologías, acaban tornándose en deficiencia y debilidad
del organismo si se sigue desafiando el límite. Lo que era puntual se convierte en persistente.

Jugar a pata de palo

Por otro lado, está el agarrarse a la situación, persistente o no, que le ha tocado vivir a
cada cual. Yo en su día escribí un libro sobre mi vivencia de la esclerosis múltiple. En algún
momento me di cuenta del riesgo de ese modelo de “vivir de la enfermedad”, porque en-
tonces necesitas estar enferma para justificar tu existencia. No sé si se entiende el giro de
las tornas de esta afirmación. Vi que la esclerosis se convertiría así en mi forma de vida e
incluso en la fuente de mis ingresos. Es una etiqueta demasiado pesada para llevarla 24
horas al día.

Este vivir conforme a una enfermedad lo estudió Eric Berne, el psicólogo creador del análi-
sis transaccional. Él habla del juego «pata de palo», un juego social que se detecta a través
de una simple pregunta que hace la persona que lo juega: «¿Qué puedes esperar de una
persona con una pata de palo?».

Sustitúyase pata de palo por cualquier tipo de limitación. ¿Qué esperas de una persona
disléxica, daltónica y sorda? ¿Qué esperas de una persona que ha contraído la ELA y se ha
quedado totalmente paralizada? Es decir:

Cuando una persona nos pregunta algo así, tenemos la tendencia a responder desde el
estado del yo llamado “padre nutricio”, un padre benevolente que tenemos interiorizado
desde niños. Le respondemos: «Claro, no espero nada». Entonces la persona que juega
a pata de palo tampoco espera nada y construye su vida en torno a su enfermedad o su
discapacidad. Y no es necesario que la queja describa una limitación física, ni siquiera una
limitación real. Puede también decirse: ¿Qué esperas de una persona que…

• …vive en esta sociedad?

• …tiene síntomas psicosomáticos?

• …proviene de un hogar roto?

Liga amateur frente a liga profesional

Como ha comentado muchas veces Alicia Lorduy, si tienes una enfermedad “persistente”
habrá una parte de tu energía dedicada a “contenerla”, es decir, tendrás menos energía
disponible de la que tendrías sin esa afección. Volviendo a Gattaca, para Vicent, el “no váli-
do”, no es nada fácil competir a nado contra su hermano perfecto, porque tiene una parte
de su energía dedicada a que su corazón no falle.
12

¿Qué esperas de un “no válido”?

Cuando una persona nos pregunta algo así, tenemos la
tendencia a responder desde el estado del yo llamado “padre
nutricio”, un padre benevolente que tenemos interiorizado desde
niños. Le respondemos: «Claro, no espero nada». Entonces
la persona que juega a pata de palo tampoco espera nada y
construye su vida en torno a su enfermedad o su discapacidad.

Eso, en mi opinión, nos hace
jugar en otra liga, la “liga
amateur”. Cuando te esfuer-
zas por entrar en el mundo de
los “válidos”, lo más probable
es que las alarmas salten y
te dejen fuera, si no eres tan
brillante y único como eran
Stephen Hawking y Milton
Erickson.

Y yo te pregunto: ¿por qué esa
insistencia de jugar en la liga
profesional? ¿Por qué obvias
las limitaciones que ya forman
parte de quien eres? ¿Cuál es
el precio por “hacer como si”
no tuvieras esa “tara” que te
califica como “no válido”?

El consuelo es que los años
aplanan estas diferencias y,
poco a poco, casi todas las personas van entrando en la “liga amateur”, van dejando de
competir, van teniendo achaques, síntomas, molestias o enfermedades de mayor o menor
gravedad. Y sobre todo, les empieza a importar todo un carajo, que es una buena forma de
afrontar el tema.

Lo que defiendo, y no tienes que estar de acuerdo conmigo, es un equilibrio entre jugar a
“pata de palo”, yendo por la vida pidiendo un trato especial por tu enfermedad, y hacer
como si no hubiera pasado nada, quemando tu energía en la liga profesional.

Por cierto, la respuesta de Eric Berne para desafiar el juego de “pata de palo” y el guion de
vida perdedor es: «No espero nada. ¿Qué espera usted de sí mismo?».

13

Seminarios

Seminario de
primavera 2022

por Victoria Domínguez

Los días 21 y 22 de mayo se celebró el se-
minario de primavera organizado por la
Asociación Española de Tai Chi Xin Yi.
Practicamos con la maestra Shao Hui Fang
los 24 y 78 movimientos, la primera, segun-
da y tercera parte de espada y Dao Yin.
Fueron cinco horas el sábado por la mañana y otras cinco el domingo (de 9,30 a 14,30).
Sobre todo el sábado hizo bastante calor, aun así considero que fue todo un éxito.
La organización fue impecable, los miembros de la Asociación estuvieron pendientes de
todos los detalles, nos dieron de desayunar y atendieron a las personas que no daban es-
pada, por cierto, cada vez hay más espadas lo cual me parece un síntoma del interés que
tenemos por avanzar.
La maestra como siempre espléndida y explicando todas las dudas que presentábamos.
Yo propondría hacer más clases o seminarios monográficos, es decir, dar solo 24 o deter-
minados pasillos de 78, o Dao Yin, y hacerlos más cortos (3 horas) porque es tanta la infor-
14

maciión por asimilar que a veces tienes la
sensación de saturación.
Por otro lado los seminarios nos hacen
reencontrarnos con compañeros que de
otro modo no veríamos nunca y trabajar
en equipo te obliga a adaptar tu ritmo al
de los demás.

15

Actitud

La paciencia
por Victoria Domínguez

Empezé a tener paciencia después de un tiempo de practicar taichí, me di cuenta que podía
enfrentarme mejor a los problemas del día a día y era la única forma de conseguir grandes
y pequeñas metas.

Al final casi todo se consigue con paciencia y en eso la Maestra es un referente.

Practicar la paciencia favorece controlar esas reacciones que provocan conflictos por falta
de reflexión, a veces nos sorprenden nuestros impulsos y lo peligrosos que pueden ser por
no medir las consecuencias que nos traen.

Además, la paciencia ayuda a controlar también las emociones, cuando no tenemos aquello
que necesitamos o deseamos, nos provoca duda, temor, solo a través de la paciencia anali-
zarás racionalmente y propondrás metas y caminos para conseguirlas.

Cuando comparas tu vida con recorrer un camino, primero debes fijar cuál será tu meta o
metas (será raro que tengas una sola, puede haber varias, por ejemplo, en el trabajo, con
la familia, en tu tiempo de ocio, en el deporte, en el taichí…). Durante tu recorrido vas a
encontrar desvíos, cuestas arriba, piedras y resbalones, cómo los analices y con la paciencia
que añadas harás el camino y llegarás o no a la meta de distintas formas.

Puedes caminar sin meta y de un lado para otro, pero nunca estarás satisfecho, sin em-
bargo, cuando tienes objetivos, un camino trazado que se ajuste a tus valores y paciencia
puedes sentir mucha satisfacción en los logros y menos frustración cuando las cosas no
salen como estaban previstas.

Sin embargo, sin paciencia andarás como pollo sin cabeza, intentando conseguir cosas
de forma inmediata y perdiendo todo lo que nos aporta el análisis, la ejecución del plan, los
pasos intermedios que nos hacen crecer y aprender, la responsabilidad de nuestras acciones
y sus consecuencias, las emociones que desarrollamos en el camino (alegría, miedo, frustra-
ción, enfado, etc.). Sin paciencia solo conseguirás frustración y estrés cuando no consigas
inmediatamente lo que deseas.

A veces, en nuestra sociedad no parece que haya sitio para la paciencia, acostumbrados
a la inmediatez que nos facilitan los medios tecnológicos, pero es una ilusión, seguimos
teniendo necesidad de paciencia.

Para dominar el estrés necesitamos practicar la paciencia, cuando aparecen situaciones
inesperadas la paciencia nos ayuda a resolverlas mejor, las relaciones laborales, de familia o
con amigos tienen mucho de «situaciones inesperadas», como las afrontemos será decisivo
en nuestra vida.
16

Según la RAE: https://dle.rae.es/paciencia
Paciencia (en algunas de sus definiciones)
Del lat. patientia.
1. f. Capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse.
2. f. Capacidad para hacer cosas pesadas o minuciosas.
3. f. Facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho.
4. f. Lentitud para hacer algo.

Para mí hacer taichí me ha enseñado a tener mucha paciencia y a saber que siempre se
puede llegar a más y mejor, ha evitado que mi forma de ser impulsiva se asiente y tienda a
pensar y analizar para tomar decisiones mejor calculadas. Supongo que cualquier tipo de
meditación lleva a cultivar la paciencia. Cuando tiendo a caer en los mismos errores, me
paro a pensar para poder cambiar. Pero ¿se puede adquirir paciencia con el tiempo? En
realidad, creo que tiene mucho que ver con eso precisamente, con el tiempo.

Claves para practicar la paciencia:

1. Respira, cuanto más profunda sea la respiración más calmará tu mente y tu cuerpo.

2. Relaja, paso a paso, todo el cuerpo y tu mente.

3. Medita, que no es pensar en el hecho en sí, sino más bien dejar en principio de
pensar en el problema, eso llegará cuando controles la ansiedad de la inmediatez.

Después, ya puedes empezar a analizar desde la distancia, y entonces:

1. No tomes las cosas como algo personal, suceden porque tienen que suceder.

2. No exageres, relativiza, no pienses que eres un mártir, la mayoría de las circunstan-
cias que nos rodean las hemos creado nosotros mismos.

3. Analiza bien cuál es el problema, si depende de ti, cuál es tu parte de responsabilidad.

4. Confronta las posibles soluciones con los principios (coherencia) que te has marca-
do en tu vida.

5. No te tortures si te sientes responsable, posiblemente no veas con claridad las sali-
das, pero seguro que existen.

6. Mide las consecuencias de las posibles soluciones.

7. Lo que digas y hagas tiene eco en el universo.

8. Practica el presente, aprende del pasado y proyecta tu futuro.

17

Toma las riendas y resuelve, quedarte en un círculo vicioso no te servirá:

1. Analiza si la solución o soluciones dependen de ti o implican a más personas.

2. Si necesitas ayuda pídela, el punto de vista de los demás tienen mucho que apor-
tarnos. Confía en otras personas si tú solo no puedes con ello.

3. Si la solución no depende de ti, sé paciente y ve la forma de colaborar para ser parte
de la solución y no parte del problema.

Al final los problemas vienen y van, normalmente surgen cuando menos lo esperas y pre-
pararte para afrontarlos es lo mejor que puedes hacer.

Ser conscientes de que el camino nunca acaba, que cuando llegas a las metas surgen nue-
vas, que unas las podrás lograr y con otras aprenderás que no era lo que te correspondía,
pero siempre, siempre habrás obtenido experiencias para crecer y eso ya es una meta en sí
misma.

La historia del crecimiento de bambú

Es una leyenda que tiene mucho que ver con la paciencia:

«Hay algo muy interesante que sucede con el bambú japonés y que nos enseña una impor-
tante lección. Cuando un cultivador planta una semilla de este árbol, el bambú no crece
inmediatamente por más que se riegue y se abone regularmente. De hecho, el bambú japo-
nés no sale a la superficie durante los primeros siete años. Un cultivador inexperto pensaría
que la semilla es infértil, pero sorprendentemente, luego de transcurridos estos siete años,
el bambú crece más de treinta metros en solamente seis semanas. ¿Cuánto podríamos decir
que tardó realmente en crecer el bambú? ¿Seis semanas? ¿O siete años y seis semanas?
Sería más correcto decir que tardó siete años y seis semanas ¿Por qué? Porque durante
los primeros siete años el bambú se dedica a desarrollar y fortalecer las raíces, las cuales
van a ser las que luego de estos siete años pueda crecer tanto en solamente seis semanas.
Además, si en algún punto en esos primeros siete años dejamos de regarlo o cuidarlo, el
bambú muere».

Este relato, que en la cultura zen y oriental se ha transmitido de generación en generación,
tiene más de una enseñanza. Una de ellas es que lo que se ve fácil, en realidad no siempre
lo es. Cuando el bambú parece crecer treinta metros de un día para otro, en realidad ha
estado preparándose siete años para eso.

Además, el cuento nos hace una llamada a conservar la paciencia y esperar con calma,
porque los resultados del trabajo y de la espera llegan, y son asombrosos.

Por último, un detalle importante es que la semilla, durante esos siete años que no crece,
no es indiferente al amor que recibe: cuando no se cuida, el crecimiento de sus raíces se in-
terrumpe y muere, y los años que lleva de preparación ya no sirven para nada. Pero cuando
se le da amor y se la riega por siete años sin esperar nada, el tiempo nos regala el milagro
de la vida.

Todo lo que esta historia tiene para enseñarnos se puede resumir en una frase:
18

«Si no consigues lo que quieres, no desesperes...
quizás solo estés echando raíces».

19

Taichí y salud por José Antonio Ruiz

Equilibrio

El tai chi es un arte marcial que se basa en movimientos realizados de manera lenta, fluida
y precisa. Entre otros beneficios, es útil para mejorar el equilibrio. Utiliza una serie de mo-
vimientos y ejercicios de respiración profunda y lenta para trabajar el cuerpo y calmar la
mente. Esta disciplina combina los componentes físicos necesarios para mantener la fuerza,
la flexibilidad, el rango de movimiento y los reflejos de las piernas en posición vertical.

Debido a que constantemente estás cambiando tu peso de un lado a otro, estás potencian-
do tu equilibrio y enseñando a tu cuerpo a ser más sensible y a tener más fuerza.

Se cree que la práctica de tai chi afecta la estabilidad postural, incluida la flexibilidad, la
fuerza y el rango de movimientos. Creo que el equilibrio es uno de los aspectos más impor-
tantes que se trabajan en esta técnica y por eso quiero dejaros aquí un articulo publicado
en internet por sundt que me parece muy interesante

«El equilibrio es un aspecto fundamental de cualquier movimiento que realizas. De hecho,
cuando te paras sobre dos pies, mantienes el equilibrio, aunque no seas consciente de ello.
20

Entrenar el equilibrio supone una conexión completa entre el cuerpo y la mente. No todo
es cuestión de fuerza bruta. Fortalecer tu balance te garantizará una recuperación muscular
superior, prevendrá lesiones y mejorará tu calidad de vida en general.

Puntos clave

✔ El equilibrio no es solo una cuestión corporal, sino también mental. El equilibrio fun-
ciona a partir de una serie de señales que se transmiten al cerebro y que provienen de
diferentes partes del cuerpo. Por ejemplo, ojos, oídos, receptores propioceptivos de la
musculatura esquelética y articulaciones, así como receptores de la piel. El cerebro las
recibe y decodifica de tal forma que hace, justamente, que tenga sentido el equilibrio.

✔ Entrenar el equilibrio es sumamente importante, ya sea que quieras mejorar tu rendi-
miento como atleta o fortalecer tus músculos de forma efectiva y sin lesiones. También
si quieres conseguir un envejecimiento saludable, lejos de caídas y fracturas.

✔ Existen diversas formas de entrenar el equilibrio. Ya sea con una disciplina específica
o incorporando ejercicios localizados en tus entrenamientos diarios. Cualquiera sea la
opción que elijas, nuestro consejo es que jamás subestimes o dejes de lado el entrena-
miento de tu equilibrio.

Entrenar el equilibrio supone una conexión completa
entre el cuerpo y la mente

Lo que debes saber sobre entrenar el equilibrio y su importancia para
la musculatura

Como te comentábamos previamente, el equilibrio funciona a partir de una serie de señales
que se transmiten al cerebro y que provienen de diferentes partes del cuerpo. El cerebro
las recibe y las decodifica. A continuación, te contaremos cómo entrenar el equilibrio, entre
otras cuestiones importantes. ¡Toma nota!

¿Cuál es el efecto del equilibrio en tu cuerpo?

El equilibrio es la capacidad de mantener la posición deseada, adoptando posturas corpora-
les que proyectan siempre el centro de gravedad dentro de los límites de estabilidad.

Mantener el equilibrio no significa únicamente estar parado largos minutos en una soga
suspendida en el aire. El equilibrio permite tu movimiento en el espacio. Además, se ha
relacionado el equilibrio con funciones asociadas a la memoria espacial y al aprendizaje. Es
decir, con funciones cognitivas.

El equilibrio hace referencia a la capacidad para mantenerse erguido y firme al estar de
pie, de rodillas, sentado o en cuclillas. Varios sistemas sensoriales del cuerpo contribuyen al
buen equilibrio. Los receptores de la vista, el oído interno y las articulaciones brindan una
noción sobre cuál es el lugar que ocupa tu cuerpo en el espacio. El sistema neuromuscular

21

sintetiza esta información para brindarte la estabilidad que necesitas. Es con el objetivo de
mantener el cuerpo erguido y con el peso distribuido de manera uniforme.

¿Cómo entrenar el equilibrio?

El encargado fundamental de un buen equilibrio es el core (abdominales y lumbares). Es el
principal estabilizador del cuerpo y desde allí se transmite y controla la fuerza al resto de
articulaciones.

Al ejercitar el core mejorarás el control postural, prevendrás caídas y te alejarás de las le-
siones en la espalda o la rodilla. Además, aumentarás el rendimiento.

¿Cuáles son los beneficios de entrenar el equilibrio?

Básicamente, los beneficios de entrenar el equilibrio pueden resumirse en poder desarrollar
tu día a día y tus actividades sin problemas. Es decir, caminar, estar de pie, moverte y más.
No obstante, podemos hacer un listado para que te quede aún más claro:

• Conciencia del cuerpo: esto se refiere al sentido de cómo se orientan tus extremi-
dades en el espacio, también conocido como propiocepción. Con mayor propiocepción,
el cuerpo es capaz de producir movimientos suaves y controlados con un menor riesgo
de lesiones.

• Mejora tu postura: te enseña las posiciones estáticas y dinámicas que son naturales
para tu cuerpo. Un equilibrio excepcional requiere una buena postura: los dos van de la
mano.

• Coordinación: el entrenamiento del equilibrio requiere que todo tu cuerpo trabaje en
conjunto. De lo contrario, te caerás o tropezarás, mejorando tu coordinación en la vida
cotidiana.

• Prevención y rápida recuperación de lesiones: el entrenamiento del equili-
brio promueve la estabilidad de las rodillas, los tobillos, las caderas y los hombros. Esto
puede prevenir una gran variedad de lesiones, incluidos los tobillos torcidos y los pro-
blemas graves de rodilla. Cuantos más ejercicios de equilibrio realizan las personas, más
rápido se recuperan de sus lesiones.

• Tiempo de reacción: a través del entrenamiento del equilibrio, el cuerpo aprende a
corregir rápidamente los movimientos en respuesta a un estímulo externo o al entorno.
Por ejemplo, como puede ser un tropezón o un desbalance al realizar una sentadilla
búlgara.

• Salud a largo plazo: incorporar el entrenamiento del equilibrio en tu rutina de
ejercicios ayuda a mantener o mejorar tu balance, que es necesario para prevenir caídas
y fracturas. A medida que envejecemos, nuestro equilibrio puede deteriorarse y este tipo
de entrenamientos es lo que debemos incorporar para reducirlo en su mayor medida.

• Fortalecer tus músculos y aumentar su producción de potencia: cuanta
más fuerza puedan ejercer, más rápido podrás correr y más alto saltarás. El equilibrio

22

puede ayudar en prácticamente cualquier deporte que requiera movimientos cortos,
bruscos y poderosos.

Según la Universidad de Harvard, el thaichí es el mejor
entrenamiento para tu equilibrio

¿Cuáles son las mejores disciplinas para entrenar el equilibrio y mejorar mi mus-
culatura?

El equilibrio se puede entrenar de formas muy sencillas. Por ejemplo, caminando sobre su-
perficies irregulares, como senderos naturales al aire libre. También caminando sobre una
pared baja o sobre una barandilla. Incluso caminar de puntillas mientras realizas las tareas
domésticas básicas en el hogar puede mejorar tu equilibrio general.

No obstante, te dejamos tres disciplinas que se dedican de forma específica a entrenar el
equilibrio y con ello a mejorar tu musculatura:

• Yoga: más allá de su aspecto espiritual o de conexión mente-cuerpo, muchas posturas
de yoga desafían seriamente el equilibrio. ¿Cómo? Con estrategias de progresión para
adaptarse a cualquier nivel. Intenta incorporarlas una o dos veces por semana.

• Pilates: se trabaja toda la musculatura simultáneamente, pero cambiando constante-
mente de movimientos. Utiliza todos los músculos del cuerpo al mismo tiempo. Tonifica
los músculos estabilizadores a la vez que se flexibilizan los movilizadores. Esto ayuda a
desarrollar la estabilidad y el equilibrio muscular.

• Tai chi: esta práctica, con raíces en las artes marciales chinas, utiliza una serie de
movimientos lentos y fluidos. También una respiración lenta y profunda para ejercitar el
cuerpo y calmar la mente. Te mueves de una pose a otra gradualmente, cambiando tu
peso y extendiendo tus extremidades para desafiar tu equilibrio. Según la Universidad de
Harvard, el Thai chi es el mejor entrenamiento para tu equilibrio.

¿Por qué es tan importante entrenar el equilibrio si eres deportista?

En el ámbito deportivo, el equilibrio es decisivo para conseguir mejorar la agilidad y prevenir
caídas. Cuando trabajas el equilibrio, lo que haces es incrementar la habilidad neuromuscular
de activar los músculos y ajustar la alineación del cuerpo para conseguir mejor postura. Esto
afectará positivamente a tu técnica de entrenamiento, sea cual fuera.

El entrenamiento del equilibrio promueve un mayor porcentaje de reclutamiento de fibras mus-
culares. Por lo tanto, es la manera perfecta de ayudar al cerebro a aprender a reclutar más fibras.

Considera agregar algunos ejercicios de equilibrio antes de tu régimen regular de entrena-
miento de resistencia. El equilibrio es fundamental para la ejecución de movimientos técnicos
complejos, así como para la prevención de futuras lesiones, como ya lo hemos visto.

23

Fortalecimiento y mantención muscular: ¿Cuál es la importancia de entrenar el
equilibrio para un envejecimiento saludable?

El equilibrio es una habilidad fundamental que se tiende a perder a medida que envejeces,
por lo que mantenerlo y entrenarlo a lo largo de tu vida es fundamental. Es una inversión
a largo plazo.

Por lo general, lo que sucede cuando uno envejece es que se pierde tono y masa muscular.
Esta pérdida dificulta la calidad de vida, ya que se presentan distintas dificultades para mo-
verse y guardar el mismo equilibrio que antes. Además, se está más desprotegido frente a
posibles caídas y fracturas, las cuales pueden complicar aún más el estado de salud general
de la persona mayor.

Existe un mayor riesgo de caídas y lesiones (como fracturas y esguinces) con la edad.
Un buen equilibrio ayuda a disminuir estos riesgos y a evitar complicaciones propias del
envejecimiento.

¿Cómo reconocer si debo entrenar mi equilibrio?

Nos gustaría presentarte un estudio que podrías realizar en casa: el Balance Error Scoring
System (BESS). Consiste en probar diferentes posturas en distintos tipos de superficies. Te deja-
mos un cuadro explicativo:

Postura Superficie Duración del
ejercicio
Dos piernas juntas, manos en la cintura, ojos cerrados y descalzo Suelo firme 20 segundos
Suelo firme 20 segundos
Una sola pierna de apoyo (pierna no dominante), manos en la cintu-
ra, ojos cerrados y descalzo Suelo firme 20 segundos
Espuma Espuma; 20 segundos
Pie no dominante detrás, pie dominante enfrente (como un paso, Espuma
postura tándem), manos en la cintura, ojos cerrados y descalzo 20 segundos
Espuma
Dos piernas juntas, manos en la cintura, ojos cerrados y descalzo 20 segundos

Una sola pierna de apoyo (pierna no dominante), manos en la cintu-
ra, ojos cerrados y descalzo

Pie no dominante detrás, pie dominante enfrente (como un paso,
postura tándem), manos en la cintura, ojos cerrados y descalzo

Mientras menos errores tengas, mucho mejor, por supuesto. Si ocurren varios errores al
mismo tiempo, solo se cuenta uno. El número máximo de errores para una sola condición
es 10. El número de errores en cada ensayo se suma para obtener una puntuación total,
siendo el máximo de 60 puntos.

Los errores se cuentan de la siguiente forma:

• Mover las manos fuera de las crestas ilíacas

• Abrir los ojos

• Tropezar o caer

• Abducción o flexión de la cadera más de 30 grados
24

• Levantar el antepié o el talón de la superficie de prueba
• Permanecer fuera de la posición de prueba adecuada durante más de 5 segundos
• Como ya hemos visto, entrenar el equilibrio tiene múltiples beneficios. No solo para

tus músculos, sino para tu vida en general. Existen diversas formas de hacer pruebas
de equilibrio para que adviertas si tienes algún tipo de problemas o si, simplemente,
quieres identificar tu capacidad de balance.

Cuando trabajas el equilibrio, lo que haces es incrementar
la habilidad neuromuscular de activar los músculos y
ajustar la alineación del cuerpo para conseguir mejor
postura. Esto afectará positivamente a tu técnica de
entrenamiento, sea cual fuera

25

Los mejores entrenamientos de equilibrio para mejorar tu
musculatura en casa de forma progresiva

• Ya te mencionamos las mejores disciplinas si lo que buscas es practicar tu equilibrio
y con él mejorar tu musculatura. Sin embargo, también existen ejercicios simples que
puedes practicar o agregar a tus rutinas y que te ayudarán a mejorar tu balance.

Ponerse de puntillas

Separa los pies al ancho de tus caderas y eleva los brazos formando una T con el cuerpo.
Luego mueve tu peso hacia los pies, levanta los talones y mantenlos despegados del piso
durante 10 segundos. Repite esto 10 veces, con el fin de aumentar la cantidad de tiempo
que los talones se mantienen despegados.

Mantener el equilibrio con una pierna levantada

Quédate de pie, levanta una pierna con la rodilla flexionada hasta que la rodilla quede a
la altura de la cadera. Aguanta unos segundos y cambia de pierna. Si puedes, aprieta bien
el abdomen y sube el talón de la pierna que está apoyada en el suelo. Así, el ejercicio será
más intenso.

Equilibrio sobre una pierna con movimiento

AI igual que el anterior, pero intenta agregar algún movimiento. Por ejemplo, flexionar y es-
tirar la rodilla de la pierna que tienes levantada. O hacer círculos con el pie para ejercitar el
tobillo sin perder el equilibrio. Mantén esta posición el mayor tiempo posible y luego repite
con la otra pierna, aumentando poco a poco la duración.

Equilibrio de bíceps con peso

Cuando tengas controlado el equilibrio en una pierna, añade algo de peso. Párate con el
peso de tu cuerpo distribuido de manera pareja entre las piernas y sostén una mancuerna.
Puedes hacerlo también con alguna botella. Luego, despega una pierna del piso y flexiona
la rodilla. Mantén la posición y cambia de pierna.

Nuestra conclusión

Así como organizas los días en los que entrenas cardio, tren inferior o tren superior, es fun-
damental que incluyas ejercicios de equilibrio en tu agenda. De este modo, tendrás unos
músculos fuertes y un entrenamiento eficaz.

El equilibrio se convierte así en un sentido fundamental, no solo para evitar caídas, sino
para poder ser totalmente independientes y ganar confianza. ¿No son buenos motivos para
empezar a ejercitar ya el equilibrio? Enfoca tu mirada en un punto fijo, concéntrate en tu
centro de gravedad y, ¡comienza!».

Artículo publicado en la web por sundt

Enfoca tu mirada en un punto fijo, concéntrate en tu
centro de gravedad y, ¡comienza!

26

Pintura de Ana Hortelano Crónicas pazianas
Texto de Paz Piñel

27

“Susurras lo que tu corazón pide a gritos. El resto solo escucha tu silencio”

Miscelánea por Juanjo Gómez

Impresiones

Agarrarse a la vida

Leo una muy interesante disertación
sobre la vida y su sentido. Vivirla en
todo lo que nos rodea y hacemos. La
vida no se entiende sin su contraria,
la muerte. Esa inteligencia que se nos
reconoce, nos lleva a aceptar lo que
es una tozuda realidad desde su inicio
en este planeta, tiene un principio y
un final y el tiempo intermedio más o
menos largo, nos coloca en el enigma
del sentido de la existencia y de lo que
ocurre tras la muerte, reencarnación,
renacimiento, extinción… Me gusta
esa metáfora de la gota de lluvia que
surge del agua de ríos, mares y océanos
y tras una existencia efímera vuelve a
unirse a su origen en un ciclo sin fin.
¡Así que a vivirla!

Olmo de 600 años en Níjar (Almería)

Mañanas de domingo

¡Qué especiales y diferentes son!

Sin mudarte a sitio distinto alguno, son esas mañanas las que te desplazan a otro lugar sin
que te lo propongas. Son ellas las que se transforman para ofrecer sus deliciosos embru-
jos. La de hoy es un hermoso ejemplo. A esa hora en que sol apenas se ha elevado en el
horizonte, sus rayos casi horizontales magnifican lo que tocan e intensifican, con su luz y
las sombras que se forman, todo lo que nos rodea. La hierba muestra una tímida escarcha
que recuerda el invierno en que estamos. El ritmo de la ciudad y su bullir apenas se oye, los
trinos de los pájaros se magnifican y se perciben nítidos, más cercanos, tanto que te parece
28

los tienes al alcance de tu mano. Una mujer se aproxima corriendo, hace deporte, al pasar a
tu lado oyes su respiración, agitada por el esfuerzo. Cierras los ojos y te dejas penetrar de la
frescura del aire, de los sonidos que te envuelven, te fundes con la atmósfera que te abraza
y viajas, mental y físicamente a ese magnífico día de domingo. ¡A vivirlo!

Amanecer en Aguadulce (Almería)

Arropados

Arropado por el canto de los pájaros, el cacareo de gallinas, el gugluteo de un pavo, bajo un
cielo nublado, una pareja de patos sobrevuela gentilmente a baja altura, estoy disfrutando
de la naturaleza. En el camino una poesía escrita indeleble en una acera de la ciudad:

«TÚ LAS PLUMAS DE MIS ALAS
YO EL ROCÍO TÚ LOS AMANECERES
TÚ LAS ROSAS QUE HAGO BRILLAR
ANTES DE QUE EL SOL LO HAGA
EN ESTE MUNDO TAN DURO
ERES LA RESISTENCIA
ERES EL AMOR LA LUCHA
ERES EL SOL QUE ME QUEDA
EN ESTE MUNDO ENFERMO
EN EL QUE TODO CAE
ERES LA NATURALEZA
QUE JAMÁS SERÁ VENCIDA
SOY LA LOBA EN EL BOSQUE
ASUSTADA. PERO ERES MI MANADA
MI ESTRELLA POLAR MI HOGAR
LAS LÁGRIMAS QUE LIMPIAN MIS OJOS
AL LLORAR»

Ha sido el preludio de un bello día en que la naturaleza se prodiga de belleza y aconteci-
mientos. Comienza a lloviznear, un avión añade un sonido más a la sinfonía circundante
y el sonido de las gotas sobre mi ropa completa y da sentido a esta maravilla que es vivir.

P.D.: la poesía es de autor anónimo, quien la escribió en la acera no dejó su firma.

29

Poesía por Juan José Vicioso

Poemas

El pavo real

Ya es el mes de abril Su abanico con coraje,
Hay pavos reales Llamando a su hembra
En celo por mil. Con un grito especial
Aves orgullosas Para que les atienda.
Que buscan como Así es el pavo real
Locos los machos esposa. Ave orgullosa
Su bello plumaje Como tal.
Les hace extender

30

Búsqueda

por Jorge Ordóñez Serrano

En una de las noches más oscuras,
mi niño necesitaba un abrazo.
Asustado, salí a buscarlo recorriendo las calles.
En cada esquina figuras con semblante oscuro,
alargaban sus brazos intentando alcanzarme.
Acorralado en una esquina,
varias de las figuras soplaron delicadamente en mi rostro.
Noté cómo se hacía de día,
cómo el vacío desaparecía.
Las figuras se transformaron en seres queridos,
reconfortándome en sus cálidos abrazos.

En una de las noches más oscuras,
Mi niño necesitaba un abrazo.
Empecé a buscarlo por toda la casa
nervioso y desorientado.
Ansiedad y miedo
intentaban oprimirme en cada esquina.
Las voces del silencio me hablaban,
y olas embravecidas rompían en mi corazón.
Hasta que mi niño habló,
me dijo que era yo el que necesitaba el abrazo,
que me quisiera como nunca me había querido
y que mis abrazos, abrazos son.

Cuentos

Cuentos para pensar

por José Antonio Ruiz

Me gustaría compartir con vosotros unos cuentos cortos que encontré en https://sonorastar.
com/2020/06/03/6-historias-cortas-para-reflexionar-sobre-la-vida/ Cuentos que nos hacen
reflexionar sobre nuestros sentimientos, costumbres, acciones…

El paquete de galletas

Una señora que debía viajar a una ciudad cercana llegó a la estación de tren, donde le infor-
maron que este se retrasaría aproximadamente una hora. Molesta, la señora compró una
revista, un paquete de galletas y una botella de agua. Busco una banca y se sentó a esperar.

Mientras ojeaba la revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer el periódico. Sin
decir una sola palabra, estiró la mano, tomó el paquete de galletas, lo abrió y comenzó a
comer. La señora se molestó; no quería ser grosera pero tampoco permitiría que un extraño
se comiera su comida. Así que, con un gesto exagerado, tomó el paquete, sacó una galleta
y se la comió mirando al joven con enojo. El joven, tranquilo, respondió tomando otra ga-
lleta, y sonriéndole a la señora, se la comió. La señora no podía creerlo. Furiosa, tomó otra
galleta, y con visibles muestras de enojo, se la comió mirándolo fijamente.

La actuación de miradas de fastidio y sonrisas continuó entre galleta y galleta. La señora
estaba cada vez más irritada y el joven cada vez más sonriente. Finalmente, ella notó que
solo quedaba una galleta. Con paciencia, el joven tomo la galleta y la partió en dos. Con un
gesto amable, le dio la mitad a su compañera de almuerzo.

-¡Gracias! -respondió, arrebatándole la galleta al joven.

Finalmente, el tren llegó a la estación. La señora se levantó furiosa y subió al vagón. Desde
la ventana, vio que el joven continuaba sentado en el andén y pensó: “Qué insolente y ma-
leducado. ¡Qué será de nuestro mundo a cargo de esta generación tan grosera!”.

De pronto sintió mucha sed por el disgusto. Abrió su bolso para sacar la botella de agua y
se quedó estupefacta cuando encontró allí su paquete de galletas intacto. Todo este tiem-
po, ¡el joven le estuvo compartiendo sus galletas! Apenada, la señora quiso regresar para
pedirle disculpas pero el tren ya había partido.

Moraleja: ¿Cuántas veces nuestros prejuicios y decisiones apresuradas nos hacen cometer
errores y despreciar a los demás? Nuestra desconfianza hace que juzguemos a otras perso-
nas, catalogándolas en estereotipos o colocándolas dentro ideas preconcebidas y alejadas
de la realidad. Por lo general, nos inquietamos por sucesos que no son reales y nos ator-
mentamos con problemas que quizás nunca ocurran.
32

Libros

Donde se hace la vida

por Rosa Chaves

A veces el alma lleva fatiga y todo se rompe en un es-
trépito mudo. Tras el barro en los pies y las visiones…
lo mejor es descalzarse, estallar en los albores, en el
preludio. Coger el tiempo al vuelo y que se escape al
espacio. Alcanzar la luz creando un revuelo de futuro,
presente y pasado. Meter todo en la olla, atravesar las
edades y salir.

A veces el alma lleva fatiga porque lo ficticio y lo lesivo
están hirviendo. Lo nocivo y lo falso pisan la tierra que
labramos y escupen al cielo al que miramos en paz.

«Nada trasciende excepto la vida».

La vida misma puede sanar el desaliento del alma pero
apenas puede hacer nada por las almas envenenadas.

El cielo mueve los visillos. Cielo que entra hasta la despensa, discreto, sin estorbar un ápice.
A los visillos los mueve el cielo y el silencio alimenta. Se han dibujado nubes en las ventanas
de las que voy a beber como lo hacen las espigas. De puntillas. Para que nos aúpe la vida.

*****
*Pronto saldrá a la luz mi nuevo libro: Donde se hace la vida.

Lo podéis conseguir en Amazon. Espero que lo disfrutéis.

Rosa Chaves es natural de Madrid, aunque actualmente pasa largos períodos fuera de

la ciudad porque su conciencia medioambiental la lleva a abrir cada vez más, puertas
a la Naturaleza. Es autora independiente y en breve publicará su próximo libro: Donde
se hace la vida, al que le anteceden cinco títulos más.

✔ El sueño Reparador. ✔ Sólo los locos esperan la Lluvia.
✔ Sol de Sombras. ✔ Si yo hubiera sido pincel de Vangogh.
✔ El Espíritu del Tiempo.

Es practicante de Tai Chi hace aproximadamente veintitrés años. Alumna de varias
escuelas, y el período más largo de aprendizaje lo ha desempeñado en la Asociación
Española de Tai Chi Xin Yi.

33

El monje que vendió
su Ferrari
por Victoria Domínguez

Aunque el libro es conocido por todo el mundo, da para mucho y conviene desmenuzarlo a
conciencia, esta vez solo voy a hablar de los primeros cinco rituales de los diez para llevar
una «vida radiante», ya hablaremos de los demás. Se pueda practicar para el enriqueci-
miento personal (el kaizen en japonés que significa el constante y eterno enriquecimiento
del cuerpo, de la mente y del alma).

Ritual de la soledad. El libro recomienda pasar entre 15 y 50 minutos a solas contigo mis-
mo, en un lugar tranquilo (a veces no es fácil conseguir el tiempo ni el lugar, pero merece
la pena buscarlo) y siempre a la misma hora para integrarlo en la rutina diaria. Compara la
mente con un lago al que se debe dejar reposar para que se vuelva claro. Los beneficios que
obtenemos son el bienestar, la paz interior y la recuperación de la energía.

Ritual de la fiscalidad. Cuidar el cuerpo a través del ejercicio físico y la respiración. Por
supuesto, que mejor que el taichí para este ritual. El libro recomienda el yoga pero yo me
quedo con el taichí. Como todas las recetas, los rituales son flexibles para poder integrarlos
en tu día a día. Sobre hacer respiraciones profundas abdominales creo que todos los que
practicamos este arte marcial conocemos sus beneficios.

Ritual de la nutrición. Aunque se recomienda la dieta vegetariana yo me quedo con la
mediterránea que es propia de mi cultura y entorno. Estoy de acuerdo en que siempre se
puede mejorar añadiendo más fruta, verdura, cereales y agua (la verdad es que nuestros
médicos están hartos de recomendarlo). Lo que para mí también tiene mucha importancia
es la forma de comer, sin distracciones, en buena compañía y sin hacer varias cosas a la vez,
a veces ni tan siquiera nos sentamos a la mesa, vemos la televisión, en general no se presta
mucha atención a lo que estamos haciendo y la mente se dispersa.

Ritual del saber abundante. Por ejemplo leer regularmente pero no cualquier cosa, sino
aquello que te perfeccione y te dé calidad de vida. En esto seguro que casi todos tenemos
libros de cabecera que nos han marcado, libros en los que hemos profundizado y de los
que hemos aprendido, libros que otros escribieron para compartir sus experiencias y sus
conocimientos y de los que nos hemos beneficiado muchos.

Ritual de la reflexión personal. Se recomienda hacer una reflexión sobre los aconteci-
mientos y los pensamientos del día , tomar conciencia de lo que hemos hecho bien y mal,
en qué hemos invertido nuestro tiempo, solo si somos capaces de pararnos a pensar (podría
ser a través de un diario o inventario, la oración...) podremos aprender a conocernos y cam-
biar todo aquello que nos ha perturbado, los hechos mecánicos que no hemos controlado,
las reacciones que no queríamos tener. Tomar conciencia de lo que nos desequilibra para
con voluntad cambiarlo.
34

Recetas de cocina

Arroz al horno

por Carmen Velasco Arenzana

Ingredientes

Garbanzos, un puñado
1 loncha de panceta o bacon un poco gruesa
1 morcilla pequeña por persona
1/2 patata mediana por persona, en rodajas
1/2 tomate por persona, en rodajas
1 taza, de las de café, de arroz por persona
1 cabeza de ajos
1 ajo
1 tomate rallado o triturado

Preparación

Los garbanzos, puestos a remojo el día ante-
rior, se cuecen con sal o una pastilla de caldo.

Las patatas se parten en rojas un poco gruesas y se fríen ligeramente. Una vez hecho se
retira aceite de la sartén y se deja un poco y se va friendo, por tandas, la cabeza de ajos,
el bacon o la panceta en trocitos, las morcillas y por último al ajo triturado con el tomate.

En una fuente de horno grande, para que el arroz quede extendido y no coja mucha altura,
y si es de barro mejor, se ponen los garbanzos escurridos, panceta, tomate rallado y el arroz,
se añade el caldo de cocer los garbanzos, 2 tacitas por cada 1 de arroz si falta caldo se aña-
de agua. Se remueve todo bien, se ajusta de sal y se va colocando el resto de los ingredien-
tes, la cabeza de ajo en el centro, las morcillas, las patatas en fila y las rodajas de tomate.

Se mete al horno precalentado a 250° como unos 20 o 25 minutos, tiene que quedar un
poco tostado y se deja reposar un rato.

35

Recetas de cocina

Pastel de salmón ahumado
con pan de molde

por Montse Morote Ortega.

Bloguera cocinera, amante de la cocina de siempre: sencilla y casera.

https://www.recetasgratis.net/receta-de-pastel-de-salmon-ahumado-con-pan-de-molde-61375.html

INGREDIENTES

350 gramos de salmón ahumado
1 paquete de pan de molde
1 paquete de barritas de surimi
4 huevos
1 lata de aceitunas rellenas
1 unidad de lechuga
1 bote de mayonesa

En una comida familiar trajeron esta receta, y desde entonces la hacemos en casa, ha dado
la casualidad de encontrarla en internet, y aquí os la dejo, si la probáis seguro que repetiréis.

«Esta vez os propongo hacer junto con RecetasGratis un pastel de salmón ahumado con
pan de molde, delicioso para preparar en verano como cena, aperitivo o un entrante, de tal
manera que quedaréis muy bien ya que el pastel de salmón fácil está muy bueno y gusta
mucho.

Podemos preparar con antelación el pastel de salmón ahumado y tenerlo en la nevera,
que está más bueno fresquito. El relleno lleva ingredientes que suelen gustar a todos, pero
podéis añadir cualquier ingrediente que os guste más. La mayonesa la podéis preparar vo-
sotros, pero con el calor es mejor comprarla hecha para que no se corte.

6 comensales. 45 m. Entrante dificultad baja
Características adicionales: coste barato, popular en primavera-verano, en frío.

Pasos a seguir para hacer esta receta:

Comenzaremos preparando todos los ingredientes para hacer este pastel de salmón ahu-
mado con pan de molde. Para ello cocemos los huevos, los dejamos enfriar y los pelamos. Y
la lechuga la ponemos en agua lavamos y la escurrimos bien.
36

Empezamos picando todos los ingredientes. Primero la lechuga y los palitos de surimi. Y lo
vamos poniendo todo en un bol.

Después picamos los huevos duros y las aceitunas, y lo añadimos al bol.

Ponemos una buena cantidad de mayonesa. También puedes utilizar salsa rosa o alguna
otra que te guste para hacer este pastel frío de salmón y pan de molde.

Lo removemos todo para que todos los ingredientes del pastel frío con pan de molde y
salmón queden bien mezclados.

A continuación, preparamos el molde del pastel de salmón fácil. Mojamos un poco el molde
con agua para que se peque el mejor el film, y ponemos film transparente que sobresalga
por los lados.

Iremos poniendo las láminas de salmón ahumado . Empezaremos primero por el centro.

Después iremos poniendo láminas de salmón por los lados.

Así haremos hasta que quede todo cubierto y sobresalga por los lados para poder tapar el
pastel frío de pan de molde.

Seguidamente, pondremos una capa de pan de molde y tapamos todos los huecos de la
base del pastel de salmón ahumado con este.

Encima pondremos una capa del relleno que hemos preparado.

Después pondremos otra capa de pan y otra capa del relleno, y terminaremos nuestro
pastel frío de salmón con una capa de pan, la cual untaremos con una capa de mayonesa.

37

Taparemos el pastel frío de pan de molde con los laterales de salmón, luego con el film
transparente y después pondremos un trozo de papel de aluminio, o de cocina por encima.
A continuación, pondremos algo encima haciendo de peso: yo he puesto unos bricks de
leche, para que el pastel de salmón ahumando se asiente y quede bien, y así lo meteremos
a la nevera como mínimo un par de horas.
Finalmente sacamos el pastel de salmón ahumado con pan de molde a la hora de servir, le
daremos la vuelta y lo ponemos en una fuente. Lo podemos adornar con aceitunas, pepini-
llos... con lo que más os guste, pero yo solo he puesto unos trocitos de limón. ¡Y ya estará
listo para comer!
¡Descubre muchísimas otras recetas de verano fáciles y deliciosas como esta en mi blog
Cocinando con Montse!

38

Publicidad

Fundas de espada en piel,
hechas a mano

Por encargo

Cada objeto de “SINGULAR” es una expresión de diseño y
artesanía en estado puro.

Para esta funda se han utilizado Los colores de fabricación:
pieles curtidas como antaño negro, marrón, coñac,
con “extractos vegetales”.
Para dar color se utilizan tintes original, avellana, miel y
al agua respetuosos con el natural.
medio ambiente. Cortamos,
unimos y cosemos a mano, en

su acabado final bruñimos los
cantos con cera de abejas,
todo esto hace que con el
paso de los años cada funda
adopte una pátina propia
que la convierte en una
pieza única.

Al ser un objeto de piel YOUR LIFE IN LEATHERS
de curtido vegetal puede
presentar texturas, cambios
en el tono y detalles
propias de la piel.

C/ Isabelita Usera, 32
28026 MADRID
91 468 03 31

www.taichixinyi.org.es
asociació[email protected]


Click to View FlipBook Version
Previous Book
ASSIGNMENT 1: BQS 554
Next Book
Weatherford City Map Cover Side