The words you are searching are inside this book. To get more targeted content, please make full-text search by clicking here.
Discover the best professional documents and content resources in AnyFlip Document Base.
Search
Published by gcmanuel1, 2015-10-19 08:50:39

JOE DIMAGIO

JOE DIMAGIO

Manuel García Cartagena

Un día en la vida

de Joe Di Maggio II

Bangüó



Manuel García Cartagena

Un día en la vida de
Joe Di Maggio II

Ediciones Bangó
Sant­ o Dom­ ing­ o, Rep. Dom.

2015

Título original: Un día en la vida de Joe Di Maggio II
Separata de: Historias que no cuentan

© Ediciones Bangó & Manuel García-Cartagena

ISBN: 9871494257583

Qued­ an ri­gur­ o­sa­ment­ e proh­ i­bi­das, sin au­tor­ i­zac­ ión esc­ ri­ta de
los tit­ ul­ a­res del “Copyr­ ight”, ba­jo las sanc­ ion­ es est­ ab­ lec­ id­ as
en las ley­ es, la rep­ ro­duc­ción tot­al o parc­ ial de est­a obra por
cual­quier med­ io o pro­ced­ im­ ient­ o, com­prend­ i­das la rep­ ro­gra­
fía y el tra­tam­ ien­to inf­ orm­ át­ ic­ o, así como la dis­trib­ uc­ ión en
ejemp­ lar­ es de ella med­ ian­te al­quil­ er o prés­tam­ o púb­ li­cos.

Ediciones Bangó
Contacto: [email protected]

Manuel García Cartagena

Un día en la vida de
Joe Di Maggio II

Ediciones Bangó
2015



Para René Rodríguez Soriano
y Miguel Ángel Fornerín



ca­ron, por­que al com­ enz­ ar a leer se dio cuent­a de que le
fal­ta­ba la pri­mer­a pá­gi­na (y cóm­ o va a ser que le fal­te la
pri­mer­a pá­gi­na a un li­bro que me ha cost­ad­ o un ojo de
la ca­ra), per­o eso era lo de men­ os, puest­o que esa noche
iba a Zi­nui's y ten­ ía que est­ar pre­par­a­do pa­ra dej­ar a
tod­ o el mund­ o con la bo­ca abier­ta. “Pan­ta­lla, pan­ta­lla”,
com­ o dec­ ía su amig­ o el Pe­cos Vi­ci­ni, aun­que de no ser
por lo de pan­ta­lla no ser­ía quien es ahor­a, ése que él
piens­a que es (pues él piens­a que es com­ o pien­sa que
es): di­rect­ or de una pu­blic­ i­ta­ria, enc­ ar­ga­do de to­do un
dep­ art­ a­men­to (de una ofic­ in­ it­ a en la que no hac­ e na­da
pe­ro en la que tien­ e de tod­ o, hast­a bo­deg­ a con to­do ti­po
de lic­ o­res, has­ta...) cas­i dueñ­ o de dos sec­ ret­ar­ias que se
rif­an el turn­ o de pa­sars­ e con él los fin­ es de sem­ a­na en el
Pla­ya Do­ra­da Inn (sus fa­mos­ os já­pi wík­ ens, de los cual­es
no exis­te al­ma vi­va en tod­ o el mun­do que no sep­ a con
por­men­ o­res por lo men­ os una anécd­ ot­ a, alg­ u­na chan­za
o el res­um­ en de al­gun­ a de sus juer­gas de pléib­ oi). Jo­sé
de May­ o (ése es él en el in­ter­ ior de su cab­ e­za), ex-Enc­ ar­
gad­ o Gen­ er­ al de Asunt­ os In­trasc­ end­ en­tes de la Uni­ver­
si­dad del Es­tad­ o, mi­tad Lic­ enc­ iad­ o en So­ciol­ o­gía, mi­tad
chu­lo de cort­ i­na (“tíg­ uer­ e suap­ e”, com­ o él mism­ o se ha­cía
con­ o­cer en su époc­ a de es­tud­ ian­te ape­lan­do a una viej­ a
y co­no­cid­ a clas­ i­fic­ ac­ ión).

Un día en la vida de Joe Di Maggio II 9

Lo de la pant­a­lla ha­bía pa­sa­do a ser cas­i un lem­ a pa­
ra él que siemp­ re de­ci­día el col­or del traj­e que se pon­
dría de acuer­do al co­lor de los ojos de la chi­ca con que
se har­ ía acomp­ a­ñar (pre­fe­rib­ lem­ en­te ver­des, o azul­ es, o
ma­rro­nes...) “par­ a no des­ ent­ o­nar”, seg­ ún con­fiab­ a a cual­
quier­a que le pre­gun­ta­ra. Por eso, la tar­de en que cit­ó a
Ra­quel Welch seg­ un­da (o sea a Jos­ ef­ in­ a Mal­va Ra­mos
Vásq­ uez, alias Jo­sie, cu­ya dir­ ecc­ ión, núm­ er­ o de tel­ éf­ on­ o
y dem­ ás da­tos pers­ on­ a­les es­tán baj­ o el con­trol abs­ ol­ ut­ o
de cualq­ uier­a que des­ee sa­berl­o, siemp­ re y cuand­ o ten­
ga el $int­er­és$ suf­ı­cient­e co­mo pa­ra atrev­ er­se a sol­ic­ it­ar
in­form­ a­ción con­fi­den­cial al en­carg­ a­do de pers­ o­nal del
Ho­tel Sher­a­ton II) no pu­do con­ten­ er un chui­pe llen­ o de
euf­ em­ is­mos na­da acad­ ém­ i­cos al dar­se cuent­ a de que no
rec­ or­dab­ a de qué col­or eran los ojos de aquel hemb­ rón
(otra de sus cat­ eg­ o­rías soc­ io­loc­ hul­ índ­ ri­cas).

Aunq­ ue, de tod­ os mod­ os, no era esa lig­ er­a cuest­ión
de pigm­ en­tos lo que más le im­port­a­ba, si­no el hec­ ho de
lle­var­se bien sab­ i­das y mem­ o­ri­za­das to­das las ci­tas que
ha­bría de ir disp­ ers­and­ o por aquí, por allá, siem­pre cui­
dan­do de que tod­ o el mund­ o lo oyer­ a, has­ta aquél­los que
mej­or no deb­ e­rían oír­lo, aquél­los que creían que ya era
dem­ as­ ia­do con su Vol­vo nuev­ ec­ i­to, con sus traj­es de clá­
sic­ o cort­e in­glés, con esa enc­ end­ ed­ o­ra de oro que, o con
aquel­la cig­ a­rrer­a de oro de ésas que, o con aquel re­loj
Long­ i­nes de do­ce dia­man­tes que con­ti­nua­ba la trem­ end­ a
mo­no­to­nía que el oro pro­du­cía por dond­ eq­ uier­ a que se
mi­ra­ra a don Jo­sé de May­ o, (the in­cred­ ib­ le, the sur­pri­sing and
worldly known Mr. Joe Di Mag­gio, “The Sec­ond”) men­ os en
los dient­es, cla­ro, por­que en nin­gun­ a cab­ e­za “bien” ca­
bría que uno co­mo él (un ex­quis­i­to) tuv­ ier­a dient­es de
oro, por­que, ¿cóm­ o va a ser?, ¡eso par­a los cho­pos!

De man­ e­ra que no ten­ ía otra alt­ ern­ at­ i­va que ol­vi­dar­se
de que al lib­ ro que ten­ ía en­tre las man­ os le falt­a­ba una

10 Manuel García-Cartagena

pág­ i­na y seg­ uir mem­ o­ri­ley­ énd­ ol­ o, com­ iénd­ os­ el­ o con las
an­sias, par­ a sust­i­tuir el ol­vi­do del col­or de los ojos de Jo­
sie con el re­cuerd­ o de aquel­las fra­ses que, desd­ e lueg­ o,
no eran poé­ti­cas (puest­o que sól­o a los par­i­gua­yos se les
ocur­re tod­ a­vía pen­sar que a las muj­er­es se las ena­mo­ra
con poes­ ía), y que por su­puest­o, no ser­ían di­rig­ i­das a Jo­
sie, sin­ o a to­dos los que se enc­ ont­rar­ an a diez met­ros a la
red­ ond­ a (léa­se: to­do el mund­ o). Se trat­ a­ba, por ejemp­ lo,
de lo­grar in­terc­ ept­ ar-desc­ omp­ o­ner la preg­ un­ta que le hi­
cier­ a Johnny Rod­ ríg­ uez a Wal­ter Fern­ án­dez y dest­ ap­ ar­se
con una lar­ga ex­pli­ca­ción po­bla­da de da­tos y cif­ ras sob­ re
los in­con­ven­ ien­tes de la imp­ or­ta­ción de tej­ id­ os fo­rá­neos
par­ a pro­ces­ ar­los en las fact­ o­rías nat­ iv­ as, da­da la inc­ om­
pa­ti­bi­li­dad de la inv­ er­sión que tal tran­sacc­ ión req­ uer­ i­ría
con el alz­ a desp­ ro­por­cio­nad­ a del dó­lar en el mer­ca­do
de di­vis­ as loc­ al, ha­ciend­ o desv­ iar la atenc­ ión de to­dos
sob­ re el he­cho de que el país se en­cuent­ra en un im­pas­
se inf­la­cio­nar­io que hay que aprov­ ec­har para hacer un
camb­ io de po­lít­ ic­ a econ­ ó­mi­ca y pub­ li­ci­ta­ria que aseg­ ur­ e
las inv­ er­sio­nes a cort­ o plaz­ o del com­ erc­ io ver­nác­ ul­ o y
perm­ it­ a el lib­ re tráns­ it­ o in­terc­ amb­ iar­ io de, con lo cual
dej­ a­ba a to­dos mar­ ea­dos pe­ro conv­ enc­ id­ os de que él era
un exp­ er­to en cuest­io­nes de mic­ ro y mac­ ro eco­no­mía, y
que no en bal­de era quien era y est­ab­ a en don­de est­ab­ a,
y sob­ re tod­ o, que hab­ ía que ha­cer­le cas­o, porq­ ue si don
Jo­sé Di May­ o (sic) lo di­ce, así es, y ni más pens­ arl­o.

Per­o ya eran las seis de la tar­de y dud­ ab­ a en­tre se­
guir le­yend­ o el li­bro de Carl Sa­gan so­bre la evo­luc­ ión y
el ori­gen del Cos­mos (que él ha­bía en­carg­ a­do al Book-
of-the-monthc­ lub del New York Ti­mes Book Re­view porq­ ue
sa­bía que los chiv­i­tos esos del Ho­tel Sher­a­ton II con
los que hab­ ía fir­ma­do un con­trat­ o pub­ li­cit­ a­rio se mo­
rían por esos cuent­os de ovn­ is y marc­ ian­ os, y ten­ ía que
dem­ ost­rar­les que no bast­a­ba ser grin­go y rub­ io pa­ra ser

Un día en la vida de Joe Di Maggio II 11

más que Jo­sé de Ma­yo), o ir­se al Plaz­ a Ho­tel a com­ er al­
go an­tes de que se hiciera más tar­de y así de pas­o dar­le
un to­quec­ i­to a He­len, la grin­guit­ a rec­ ep­cion­ ist­ a del ho­tel
que él se hab­ ía ti­ra­do aquel­la vez del Con­gre­so de..., pe­
ro no, falt­a­ba mu­cho to­da­vía pa­ra las diez, ho­ra en que
ten­ ía que lle­gar a Zin­nits (es dec­ ir una ho­ra des­pués de
lo conv­ en­ i­do, cuest­ ión de ima­gen, pan­ta­lla, pan­ta­lla, y
allí pod­ ría “pi­car” al­go mient­ras con­ver­saba con Jo­sie o
con alg­ u­no de los meq­ uet­ ref­ es ri­quí­sim­ os que de seg­ ur­ o
irían a la reu­nión).

“Buen­ o, bue­no”, se dij­o Jo­sé de Mag­gio (sic) de­jan­do a
un la­do el lib­ ro y rec­ ost­ ánd­ os­ e so­bre su muy cóm­ o­do
sil­ lón de au­tént­ ic­ a piel de chanc­ ho, “ésa es una que me fal­ta
en la lis­ta. Me he tir­ad­ o a tod­ as las re­cep­cio­nist­as que han pa­sa­do
por el Ho­tel Sher­at­on II y ést­a no se me sal­va, con to­do y ser Rei­na
de Be­lle­za, con tod­ o y ten­ er un pa­pá riq­ uí­sim­ o. Por los pant­is de la
Virg­en, de­ja que ten­ga el chanc­e y ya vas a ver, te­tonc­i­ta, te voy a
com­ er has­ta las ma­la­crian­zas”.

Jo­sé de May­ o per­ten­ e­cía al grup­ o de los po­cos afor­
tun­ a­dos que han lo­gra­do dar­se cuent­a de que en est­e
mund­ o lo úni­co ates­ or­ a­ble, lo úni­co real­ment­ e va­lio­so
es la en­vid­ ia de los dem­ ás. Ese es el po­der que da (que
trae) el po­der. “La mejor ven­gan­za es la bue­na vi­da”, dec­ ía
siemp­ re el señ­ or de May­ o, rec­ or­dan­do alg­ o que oyó de­
cir una vez a Os­car de la Ren­ta en una re­cepc­ión que
sig­ uió a un Fas­hion Show en Puer­to Ric­ o y en la que, dis­
cre­ta­men­te, seg­ ún dic­ en, hub­ o hast­ a vio­lac­ ion­ es y fel­ a­
cion­ es de no muy buen­ a na­tur­a en los luj­os­ os ba­ños del
Ca­rib­ e Hil­ton Ho­tel, en dond­ e se llev­ ó a cab­ o la exh­ i­bi­
ción. Desd­ e que tien­ e mem­ or­ ia, Jo­sé de May­ o coo­pe­ra
con el au­men­to de las gro­ser­as ar­cas en don­de guard­ a
los res­ult­a­dos de esa fuerz­a que gen­ e­ra la env­id­ ia del
pró­jim­ o. De lo pri­mer­o que se per­ca­tó fue de la enor­me
ver­dad del he­cho de que se adm­ i­ra más (y por lo tan­to,

12 Manuel García-Cartagena

aunq­ ue no lo pa­rez­ca, se env­ id­ ia más) a quien acomp­ añ­ a
(y pos­ ee) a una herm­ os­ a y desp­ amp­ a­nan­te mu­jer, so­bre
to­do si ést­a es ric­ a y ha­ce que uno teng­ a ac­ces­ o a co­dear­
se con los beau­ti­ful peo­ple; que se ha­ce más in­cóm­ o­da la
vis­ ión de ese hom­bre que acom­pa­ña a (y se acues­ta con)
esa muj­er, que la de cualq­ uier otra per­so­na, por­que la
inc­ o­mo­did­ ad (lo más atract­ i­vo de tod­ a con­temp­ lac­ ión)
no la da el ob­serv­ ar la perfección 100% Pier­re Car­din,
ni el Mer­ced­ es conv­ ert­i­ble del que uno aca­ba de ba­jar­se,
sin­ o el sab­ er que a ese Mer­ced­ es y a las ent­re­piern­ as de
esa mu­jer que te acomp­ a­ña y/o se acuest­a cont­i­go, hay
que mi­rar­los sin verl­os, apart­an­do los ojos con res­ig­na­
ción, puest­o que am­bos est­án ocu­pad­ os por un hom­bre
de ver­dad, un gal­lo con más suert­e que el rey que ra­bió.
Lo otro que apren­dió a tiemp­ o Jo­sé de May­ o (sic) fue que
ga­nar­se el res­pet­ o de los otros est­ á est­ re­cham­ en­te re­la­
cio­na­do con lo­grar ha­cer que to­dos des­ een est­ ar don­de
est­ás, sab­ er lo que sa­bes, ten­ er lo que tien­ es, ha­cer lo que
ha­ces, ser tú mism­ o, de ser pos­ib­ le, pa­ra lo cual hay que
ba­ta­llar const­ an­tem­ en­te, sin ced­ er un sól­ o cent­ ím­ et­ ro, a
fin de con­seg­ uir que tod­ o el mund­ o se ent­er­e de que tú
eres el mej­ or, sin per­mit­ ir­les si­quier­ a el desp­ er­di­cio de
la dud­ a. Y to­do porq­ ue hay una re­gla más sa­gra­da que
la re­gla de oro, la cual cons­ ist­e en sa­ber que ten­ er po­der
es po­der ten­ er, y que ha­blar de po­der es po­der hab­ lar
más al­to y mej­or que tod­ os, sab­ er más que na­die lo que
se pued­ e hac­ er con el di­ne­ro, con las pa­lab­ ras o con el
ri­pit­ o col­gan­te que sirv­ e par­ a muc­ hís­ im­ as cos­ as ade­más
de par­ a lle­nar el pan­ta­lonc­ i­llo. Una vez apren­did­ o est­ o,
desp­ ren­der­se del ano­nim­ a­to, trep­ ar a la no­to­rie­dad de
una pos­ ic­ ión im­por­tant­ e, colg­ ar­se de la pic­ ot­ a pú­bli­ca,
ha­cer­se el cent­ ro de atracc­ ión de fot­ ó­gra­fos, per­ io­dis­
tas, sol­ter­ o­nas mi­llo­nar­ ias que te ase­dien pa­ra ave­rig­ uar
por ellas mism­ as dón­de guar­das el sec­re­to de tu fam­ a,
a qué amul­et­o deb­ es tu car­ism­ a, y tod­ as esas co­sas por

Un día en la vida de Joe Di Maggio II 13

el es­til­ o, son tan fá­cil­ es com­ o rec­ ost­ ar­se en el esp­ al­dar
de una chais­ e-long­ ue con un dry mar­tin­ i ent­re los ded­ os de
tu man­ o de­rec­ ha, obs­ er­vand­ o a las úl­tim­ as ba­ñis­tas en
tan­ga o en mi­núsc­ ul­ os bik­ i­nis chap­ ot­ ear balb­ u­cean­do
su co­quet­er­ía en la pis­cin­ a de ese ho­tel en el que to­dos,
desd­ e los moz­ os has­ta el ge­rent­ e, te env­ id­ ian.

A eso de las siet­e y med­ ia, Jo­sé Di May­o (sic) pus­ o
a un la­do el lib­ ro de Sa­gan (Carl), y se desp­ er­ez­ó en
un al­go­do­no­so bos­te­zo sob­ re su sil­ lón de pur­ o cuer­ o
de chan­cho. Co­mo ten­ ía una vas­tís­ i­ma cult­ ur­ a cin­ e­ma­
to­grá­fic­ a, sa­bía que, en mom­ ent­ os par­ ec­ id­ os, to­dos los
pro­ta­go­nist­ as ­—sin exc­ epc­ ión— sien­ten las mism­ as ga­
nas de beb­ er­se un buen va­so de whisky con so­da, así
que él no po­día fal­tar a esa cost­umb­ re —que, en él, cas­ i
ra­ya­ba en la ma­nía— de act­uar siemp­ re se­gún un guión
o un mod­ el­ o pre­viam­ en­te est­ ab­ lec­ id­ o, de ma­ner­ a que se
le­van­tó de su sil­lón pa­ra ir a prep­ a­rar­se un trag­ o en el
bar que ha­bía man­da­do a ha­cer, tod­ o en cao­ba, co­mo el
de Bo­gard, en aquel­ la pe­lí­cul­ a, ¿cóm­ o se lla­mab­ a?, bue­
no, no im­por­ta, pues na­die adem­ ás de él la ha vis­to en
est­ e pais­ i­to…

Con el tra­go de whisky on the rocks que se ha­bía ser­
vi­do en un va­so de crist­al cinc­e­la­do, Joe De May­o (sic)
se sin­tió grand­ ios­ o, esp­ lén­di­do, cap­ az de rea­li­zar proez­ as
int­ el­ ec­tual­ es de cual­quier env­ erg­ ad­ u­ra, com­ o por ejem­
plo, apren­der ale­mán en tres me­ses par­a di­sert­ar so­bre
la obra de Kant y ci­tar tex­tual­men­te y en su idiom­ a ori­
gi­nal al­gun­ os pa­sa­jes de la Crí­ti­ca de la Ra­zón Pur­ a, o de
la Raz­ ón Prác­ti­ca, o de cual­quie­ra de las Ra­zon­ es, an­te los
ojos des­coy­un­ta­dos por el asom­bro y la en­vid­ ia de los
zop­ i­lo­tes que cons­tant­ em­ en­te and­ ab­ an rond­ ánd­ ol­ o. Per­ o
lue­go se dio cuent­a de que po­cas ve­ces los que apar­e­cían
en los film­ es ma­de in Hollyw­ ood eran in­te­lect­ ual­ es ni na­da
pa­rec­ i­do, así que, dand­ o otro sor­bit­o a su whisky, pre­fir­ió

14 Manuel García-Cartagena

sen­tirs­ e grand­ ios­ o, es­plén­did­ o, pe­ro com­ o si fuer­ a alg­ ún
ti­po de magn­ a­te pet­ro­le­ro que se ha ido de vac­a­cio­nes a
Aca­pul­co o a Río, con el pecho inflado por la pro­me­sa
de acos­tar­se esa mism­ a noc­he con una me­xi­ca­ni­ta o una
ca­rio­qui­ta: ojaz­ os ne­gros, pel­ o de loc­ ur­ a, lab­ ios narc­ ót­ i­
cos… ¡to­do inc­luid­ o!; y sól­o desp­ ués del ter­cer tra­go se
sin­tió gran­dios­o, esp­ lén­did­ o, al re­cor­dar que él era él mis­
mo, el en­vid­ iab­ le Jo­sé de Ma­yo (sic), aunq­ ue bien po­dría
ser Joe Di Mag­gio (sic) “The Sec­ ond”, co­mo de­cía a ve­ces
su ami­go el Pe­cos Vi­ci­ni en son de gua­sa, y que esa noc­ he
ten­ ía en list­ a a la hemb­ ri­ta Jos­ e­fi­na Malv­ a Ram­ os Vásq­ uez,
alias Jo­sie, a quien ha­bría de tir­ ar­se in­def­ ect­ i­ble­ment­ e par­ a
mant­e­ner su ré­cord de pít­cher in­vic­to, su fa­ma de pléi­boi
emp­ e­dern­ id­ o e in­ve­te­rad­ o.

Ese rec­ uerd­ o lo ani­mó a serv­ ir­se otro buen tra­go de
whisky on the sa­me rocks, son­rien­do con el bri­llo del triun­
fo en los ojos, div­ ert­id­ o de ser quien era, cas­ i env­ i­dián­do­
se a sí mis­mo, y sól­o a las ocho y cuart­o se ani­mó a pre­
pa­rar­lo to­do pa­ra to­mar un ba­ño rep­ a­ra­dor y ref­ res­cant­ e,
con sa­les sal­ ut­ íf­ er­ as y perf­ um­ a­das, mien­tras esc­ uc­ ha­ba la
úl­ti­ma adq­ uis­ i­ción pa­ra su bien sur­tid­ a dis­co­tec­ a: la suit­ e
de Igor Straw­ insky Le Sac­re du Prin­temps, en in­ter­pre­ta­
ción de la Fil­ arm­ ón­ i­ca de Ber­lín di­ri­gid­ a por Von Ka­ra­
jan. “¡Ah!, Stra­winsky”, se dec­ ía, esn­ o­bís­ i­mo, su­merg­ id­ o
en la enor­me ba­ñe­ra de su enorm­ e sal­a de ba­ño, con el
va­so de whisky siemp­ re al al­canc­ e de su boc­ a.

Ya pa­ra las nuev­ e y diez est­a­ba vest­id­ o: me­dias de se­
da Gucc­ i; cal­zon­cil­ los Joc­key (the first nam­ e in un­derw­ ear);
cam­ i­set­ a Fruit of the Loom (puest­o que ha­bía env­ ia­do a
la la­vand­ e­ría las dos do­ce­nas de cam­ is­ et­ as Lac­ ost­ e, 100%
cott­ on que ha­bía com­pra­do en un ba­ra­til­ lo —in a bar­
gain, yo kno­w— en su últ­i­ma vuelt­ec­ it­a por Nueva York);
ca­mi­sa de Yves de Saint Laur­ent, con dos bot­on­ es dor­a­
dos en el puñ­ o, ajust­a­di­ta al cuer­po co­mo una seg­ un­da

Un día en la vida de Joe Di Maggio II 15

piel, de co­lor tost­ ad­ o, o beig­ e; corb­ a­ta ital­ ian­ a de sed­ a
tej­id­ a, y un com­plet, sac­ o y pan­ta­lón de col­or ma­rrón,
seg­ ún dis­ eñ­ o de Cart­ ier, el di­señ­ ad­ or de últ­ i­ma en los
U.S.A. Per­ o just­ o cuan­do se aga­cha­ba pa­ra ajus­tar­se los
zap­ at­ os Bally que comp­ le­tar­ ían su atuend­ o de aquel­ la
noc­ he, sin­tió unas gan­ as imp­ os­ter­gab­ les de ir a ha­cer
unos dep­ ó­si­tos en el ino­do­ro, de man­ e­ra que se pu­so
los za­pa­tos co­mo pu­do y, tom­ and­ o cual­quier re­vis­ta de
sob­ re la luj­os­a cóm­ o­da en pi­no blan­co que ten­ ía en su
hab­ i­tac­ ión, vol­vió a me­ter­se en el ba­ño, de don­de sal­ ió
quinc­ e min­ ut­ os más tard­ e, silb­ an­do una mel­ od­ ía de su
in­venc­ ión.

Por fin, a las diez men­ os cuar­to, se mi­ró por últ­im­ a
vez en el esp­ ej­o, se col­o­có aquí y allí unas go­tit­as de La­
gerf­ eld, el per­fum­ e acer­ca del que aquel­ la pub­ lic­ id­ ad de
mod­ a dec­ ía que era “sól­ o pa­ra al­gu­nos homb­ res” y, tom­ an­
do las lla­ves de su Volv­ o, ba­jó las esc­ al­e­ras del edif­ic­ io
en que viv­ ía— y del que pens­ab­ a mu­dar­se a otro que
tuv­ ier­ a asc­ ens­ or, en lo que acab­ a­ban de cons­truir­le la
“cas­ i­ta” que le ha­bían em­pez­ a­do ha­cía tres mes­ es y ape­
nas iban por el seg­ und­ o pi­so—. Su pul­so firm­ e, la calm­ a
del trán­si­to noct­ur­no en aquel­la part­e de la ciud­ ad, la
seg­ ur­ i­dad de que allí, en Zinn­ its, to­dos est­ a­rían esp­ e­
ran­do que él, que Jo­sé De Ma­yo (sic) hic­ ier­ a fin­ al­ment­ e
su en­tra­da, a la que mu­cho conv­ end­ ría una fan­far­ria de
tam­bo­res y trom­pet­as, por lo elev­ a­do del port­e, por lo
dis­ting­ uid­ o del pa­so y la firm­ ez­ a del gest­ o; su conf­ ian­za
en que, una vez más, su vir­il­i­dad ser­ía con­firm­ ad­ a con
est­ ré­pi­to ent­ re los abiert­ os musl­ os de Jo­sie Ra­mos Vás­
quez, tod­ o lo hi­zo son­reír, acel­e­rar un po­quit­o par­a no
dej­ar­se reb­ a­sar por aquel tip­ o del Ford que de seg­ ur­o
en­vi­diab­ a tamb­ ién su Vol­vo, com­ o to­dos, aco­mo­dar­se
hast­a ha­llar el án­gul­o de su cuer­po en el mul­lid­ o sil­lón
del aut­ o­mó­vil, y seg­ uir disf­ ru­tan­do de su bue­na suer­te,

16 Manuel García-Cartagena

mient­ras se acerc­a­ba ca­da vez más a Zin­nits, a Jo­sie, a
los meq­ uet­ ref­ es mil­ lo­nar­ ios que la ro­dea­ban en la me­
sa del nit­ e club, a su nuev­ a proe­za de con­quist­a y glor­ia
so­bre la en­vi­dia de tod­ os y tod­ as pens­ and­ o que “hoy est­ a
ciu­dad, ¡ma­ña­na el mun­do!”

Un día en la vida de Joe Di Maggio II 17

Un día en la vida de Joe Di Maggio II,
separata de Historias que no cuentan,
se terminó de editar en Santo Domingo,
capital de la República Dominicana,

el 18 de octubre de 2015.


Click to View FlipBook Version
Previous Book
Rèport Colombia 122
Next Book
Sept News